Un jovencito de 15 años fue agredido tan salvajemente por dos sujetos que casi pierde la vida y todo porque, al parecer, se molestaron porque él no era pandillero.

Por Celeste Rodas de Juárez
Abril 05, 2017
Anuncio

Las autoridades siguen buscando a los dos individuos que atacaron salvajemente a un jovencito de 15 años de edad y lo dejaron tirado, inconsciente, en un callejón de Los Ángeles, simplemente por no pertenecer a su pandilla.

Según el sargento Ricky Osburn, de la estación Lomita del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles, el jueves pasado Evan Jiménez regresaba a su casa tras haber jugado con el equipo de beisbol de su escuela cuando dos sujetos lo enfrentaron. Quizás presintiendo algún tipo de problema, él comentó que no pertenecía a ninguna pandilla. Acto seguido, uno de ellos le hizo añicos una botella de whiskey en la cabeza y luego ambos le propinaron una golpiza tan espantosa que lo dejaron luchando por su vida.

Los Angeles Times reportó que cuando el joven fue llevado al hospital, tenía hinchazón cerebral y fracturas en la mandíbula y la cara, por lo que tuvo que estar fuertemente sedado los primeros días. Afortunadamente el lunes pasado se le removió el respirador artificial que tenía y recuperó el conocimiento. En estos momentos su condición es “estable, pero seria”.

Jiménez ha sido descrito por amistades de la familia como un joven estudiante de secundaria, educado, amante del deporte, que juega la posición de lanzador en el equipo de pelota de su escuela.

Por el momento, las investigaciones apuntan a que el chico puedo haber sido daño colateral de un acto de iniciación pandillera, ya que la calle por la que caminaba está marcada con graffiti que indica que esa zona pertenece a una pandilla llamada Rancho San Pedro. Él simplemente estaba “en el lugar equivocado, en el momento equivocado”, dijo el sargento Osburn.

Los investigadores dicen que, debido a la condición de Jiménez, este no ha podido darles todavía una descripción de sus agresores, pero unas 75 personas han llamado con información acerca del caso.

Tammy Meyers, una amiga de la familia creó una página de GoFundMe para que su madre pueda costear los gastos médicos del jovencito.