La policía respondió a un llamado al 911 en horas de la noche y se encontró con la sangrienta escena en el interior de una casa. Aquí los detalles de esta tragedia.

Por Leonela Taveras
Noviembre 16, 2020
Anuncio

Una mujer fue arrestada por la policía tras ser acusada de matar de un disparo a su hija de 15 años y de herir gravemente a su otro hijo de 7 en Connecticut.

La sospechosa fue identificada como Naomi Bell, de 43 años, quien enfrenta cargos de asesinato y se encuentra detenida en el Centro Correccional de Niantic con una fianza de $2.5 millones.

Según People, la policía respondió a una llamada al número de emergencia el pasado viernes alrededor de las 7: 00 p.m. en una residencia ubicada en Terryville, Plymouth, y allí se encontraron con la sangrienta escena de los dos menores con impactos de bala.

Credit: Connecticut State Police

La adolescente de 15 años fue declarada muerta en el escenario del incidente, mientras que su hermano fue trasladado de urgencia al hospital, donde está en estado crítico, según un resumen del incidente de la policía estatal de Connecticut.

"Es una conmoción gigantesca", dijo Mike Nadolski, amigo de la familia Bell, a WTNH mientras dejaban flores fuera de la casa de sus vecinos. “No solo porque es una ciudad pequeña, sino porque había niños pequeños involucrados".

El diario local Connecticut Post informó que Jassette Henry, la defensora pública de Bell designada el lunes por la mañana, dijo que su cliente tuvo recientemente dos "episodios psiquiátricos" que requirieron que fuera hospitalizada durante más de dos semanas.

"Antes de eso, mi cliente no tenía ninguna actividad criminal... así que está muy claro que mi cliente está experimentando su primera experiencia de psicosis", dijo Henry.

Hasta hace unos meses, Bell era maestra suplente en un distrito escolar local, donde enseñó durante un año y medio, según su abogado. Anteriormente trabajó en un laboratorio de investigación durante siete años, reportó el Post.

La superintendente interina del sistema escolar de Plymouth, Sherri Turner, dijo a las familias en una carta que las dos víctimas eran hermanos y que tenían un tercer hermano en edad de escuela secundaria que no estaba en casa en el momento del tiroteo, reportó ABC 7 News.