Tras ver sangre corriendo en un desagüe exterior, el abuelo de la víctima entró al baño y allí se encontró con la horrible escena: la sospechosa estaba rezando junto al cuerpo sin vida de la pequeña de 5 años. Los detalles de esta brutal tragedia ocurrida en Brasil.

Anuncio

Una madre ha sido acusada en Brasil de matar a su hija de 5 años al arrancarle los ojos y cortarle la lengua para comérsela.

Según la prensa brasileña, Josimare Gomes da Silva, de 30 años, fue arrestada el pasado domingo en su casa en la ciudad de Sao Cristovao, en el estado Alagoas, luego de que el abuelo de la niña descubrió el cuerpo de la víctima identificada como Brenda Carollyne Pereira da Silva.

Josimare Gomes da Silva y su hija; brazil mato a su hija
Credit: Faceboook

El padre de la acusada entró al baño luego de supuestamente ver sangre corriendo en el desagüe en el exterior de la casa y allí se encontró con la madre rezando aturdida con un trozo de lengua de la niña dentro de su boca mientras la pequeña yacía sin vida a su lado. Los vecinos llamaron a la policía para reportar el crimen, informó el diario local Surgiu.

Según el agente de la Policía Civil, Eduardo Prado, la escena del crimen era tan fuerte que sus 20 años de carrera no fueron suficientes para evitar que entrara en shock.

"El anciano se dio cuenta de que las dos estaban cerradas [en el baño], cuando llamó ella dijo que se estaba duchando, pero tomó un tiempo, cuando fue a mirar por la puerta trasera y vio las manchas de sangre, rompió la puerta y encontró a la niña muerta en el baño y la madre rezando junto a su cuerpo", dijo.

Josimare Gomes da Silva y su hija; brazil mato a su hija
Credit: Faceboook

Según Newsflash, las investigaciones señalan que supuestamente la madre usó unas tijeras para agredir a la niña. Al ser interrogada por las autoridades, negó ser la responsable y dio una declaración confusa sobre el hecho a la mañana siguiente en varios idiomas, incluido español.

De acuerdo al diario Folha de Alagoas, la madre padece de trastornos mentales, atravesaba una depresión y cuando cometió el crimen sufría un episodio psicótico. Aseguró que había matado a un demonio y que su hija aún estaba viva.