LIVE

El sospechoso en custodia es Brandon Elliot, de 38 años, quien fue a la cárcel hace dos décadas tras haber asesinado a puñaladas a su propia madre. Aquí los detalles.

Por Leonela Taveras
Marzo 31, 2021
Anuncio

Las autoridades informaron que tienen bajo custodia al principal sospechoso de atacar a una mujer asiática de 65 años en la ciudad de Nueva York a principios de esta semana.

El Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York señaló a Brandon Elliot, de 38 años, —quien estaba bajo libertad condicional tras apuñalar y matar a su madre en el 2002 en frente de su hermana de 5 años en el Bronx— como el presunto autor del ataque, según The New York Times.

El diario agrega que que el sospechoso actualmente vivía en un hotel en Midtown Manhattan que ha estado sirviendo como refugio para personas sin hogar.

El ataque contra Vilma Kari, una inmigrante filipina, tuvo lugar el pasado lunes a eso de las 11:40 a.m. en la cuadra 300 de la West 43 Calle del vecindario Hell's Kitchen de Manhattan, dijo la policía.

Elliot enfrenta dos cargos de agresión como crimen de odio y un cargo de intento de agresión como crimen de odio, dijo el fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus R. Vance Jr., en una conferencia de prensa. Si es encontrado culpable, enfrentaría hasta 25 años de prisión, además de otras penalidades relacionadas con su libertad condicional.

La policía publicó un video que captura a un hombre que sería Elliot pateando a la víctima en su estómago, provocando que la señora de la tercera edad cayera al suelo. Luego, el hombre golpeó la cabeza de la mujer varias veces mientras hacía declaraciones antiasiáticas, dijo la policía.

El video parecía mostrar que mientras el ataque estaba sucediendo, al menos tres personas que fueron testigos se quedaron mirando lo ocurrido. Uno de ellos cerró la puerta mientras el agresor se alejaba y dejaba a la mujer en el suelo.

"La víctima sufrió una lesión física grave y fue trasladada al Hospital Langone de la Universidad de Nueva York", dijo la policía en un comunicado. La mujer fue dada de alta el martes.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, calificó el ataque como "absolutamente repugnante e indignante" y dijo que era "absolutamente inaceptable" que los testigos no intervinieran.

"No me importa quién eres, no me importa lo que hagas, tienes que ayudar a tu compatriota neoyorquino", dijo el funcionario en una conferencia de prensa. "Esto es algo en lo que todos tenemos que ser parte de la solución. No podemos simplemente dar un paso atrás y ver cómo ocurre un acto atroz ".

Este incidente se suma a la ola de crímenes contra personas de origen asiático en todo el país, siendo uno de los más recientes el tiroteo en Atlanta, Georgia, que dejó un saldo de ocho muertos.