El agente de la policía de Nueva York, que proporcionó servicio de seguridad a Emma Coronel en sus horas libres, fue arrestado por delitos de narcotráfico.

By Joaquim Utset
September 19, 2019 03:03 PM

Un policía de Nueva York que ejerció de guardaespaldas de la esposa de Joaquín el Chapo Guzmán durante el juicio al narco en Nueva York ha sido arrestado por presuntamente vender cocaína y proporcionar protección a narcotraficantes.

El diario New York Post señaló que el agente Ishmael Bailey fue arrestado el miércoles por los delitos de conspiración y venta de sustancias controladas por presuntamente haber trabajado como escolta en el traslado de cocaína por varios puntos del barrio de Queens.

Bailey trabajó como escolta de la esposa del Chapo, Emma Coronel, durante el juicio al jefe del cartel de Sinaloa en Brooklyn y se le pudo ver en numerosas ocasiones acompañándola a la entrada y la salida del edificio en medio de una nube de fotógrafos y camarógrafos.

Splash News/The Grosby Group

El agente fue contratado por la compañía que proporcionaba el servicio de transporte a Coronel, indicó The New York Times. Pero precisamente ese trabajo, que realizaba legalmente en sus horas libres, fue el que habría despertado la curiosidad de sus compañeros de Asuntos Internos, que se interesaron por sus actividades extralaborales, según el Post.

Las autoridades aseguran que el policía, con 12 años de servicio, se reunió el 27 de agosto con un agente encubierto que se hizo pasar por narcotraficante y presuntamente acordó proporcionarle sus servicios de seguridad durante el traslado de cargamentos de cocaína. El acusado se reunió de nuevo la semana siguiente con el mismo agente encubierto, al que alegadamente mostró tres paquetes, uno de auténtica cocaína y los otros dos de falsa, por lo que se la pagaron $2,500.

En otra ocasión, se le pagó $10,000 para proporcionar seguridad en el trasladado de un cargamento, afirman las autoridades.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Bailey, que fue arrestado por agentes de asuntos internos y de la fiscalía de Queen, también fue acusado de posesión de sustancias controladas, cobrar sobornos y conducta oficial inapropiada.

"No hay lugar para la corrupción en la policía de Nueva York", dijo el jefe de policía de la Gran Manzana, Brian O'Neill, en declaraciones recogidas por el Times. "Cuando un agente empaña intencionalmente la placa que han lucido con orgullo miles antes que él, se le hará responder por ello al máximo nivel que establezca la ley".

Advertisement