Rebecca Anderson, de 60 años, confesó que dejaba a los niños amarrados a sus asientos infantiles por horas; les daba Tylenol para que se comportaran.

By Mayra Mangal
September 18, 2018 01:14 PM

La dueña de una guardería fue arrestada en Mesquite, Texas, bajo acusaciones de maltratar a los niños que tenía a su cuidado, luego de que la policía inspeccionara la vivienda donde se alojaba el centro de cuidado infantil y descubriera a nueve niños atados y encerrados en la obscuridad.

Rebecca Anderson, de 60 años, fue detenida este sábado en el interior de Becky’s Day Care, el centro de cuidado infantil que dirigía y que está ubicado el número 4300 de Tamarix Court. El arresto se produjo un día después de que la policía, armada con una orden de cateo, ingresara al lugar para hacer el horrible descubrimiento del maltrato a los menores.

Los hechos quedaron al descubierto cuando el padre de uno de los bebés -de solo 6 meses- revisó el video de una camarita que había colocado en el asiento de su bebé. El hombre pudo observar cómo la mujer sujetaba al bebé de su babero y lo alzaba con él del asiento. Acto seguido, se veía cómo le daba “una sustancia desconocida [al niño] usando una jeringuilla de plástico”, según se cita en documentos policiales.

Dallas County Jail

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El hombre llevó de inmediato el video  a la policía que revisó las imágenes el jueves. Al día siguiente se presentaron en la guardería donde descubrieron a tres niños amarrados en sus asientos de bebé y encerrados en el armario de la habitación principal. Un cuarto menor fue localizado en otro armario en las mismas condiciones. Según reportes de la estación local NBCDFW-5, la mujer le había dicho a la policía que había solo tres niños, pero luego se descubrió que había cuatro más.

Anderson admitió “que pudo haber administrado Tyenol a todos los niños”, según muestran documentos de su arresto y admitió que dejaba a los menores en sus asientos infantiles por lapsos de hasta 7 horas continuas por día.

La policía informó que los detectives encontraron “marcas como de ataduras de cordones” en los cuellos de los niños y que algunas de estas ataduras tuvieron que ser cortadas para poder liberarlos. La mujer admitió que fue ella quien los amarró para limitar sus movimientos.

La anciana enfrenta ahora nueve cargos por poner en peligro la vida de un menor de edad y hasta este martes permanecía en una cárcel de Dallas bajo fianza de $45,000.

 

 

Advertisement


EDIT POST