En este espantoso caso de violencia infantil, que dejó a una niña de siete años con varias malformaciones en su cuerpecito, la agresora era su propia abuela.

By Celeste Rodas de Juárez
March 10, 2017 05:24 PM

Esta semana compareció en un tribunal del Estado de México la abuela acusada de torturar a su nieta de 7 años, a la cual le había causado deformaciones en el cráneo debido a las golpizas que le propinaba con un tubo.  La mujer enfrenta cargos por las lesiones y por privar a la niña de su libertad.

Según el diario La Opinión y CNN en Español, elementos policiales encontraron a la menor en la Colonia Puebla del Distrito Federal en diciembre. Su condición era alarmante: además de heridas con un arma punzocortante,  tenía severas contusiones provocadas por los golpes de un tubo en varias partes del cuerpo y cicatrices en sus muñecas pues había sido encadenada.

La menor también estaba anémica, tenía sarna en la piel y deformaciones en las rodillas, entre otras lesiones, por lo que fue referida al Instituto Nacional de Pediatría. Allí  se le practicaron cirugías reconstructivas en el rostro y en las partes deformadas de su cráneo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Las investigaciones, que tomaron meses, condujeron hasta la abuela de la víctima, quien se ha reportado tiene 54 años y trabajaba en un mercado sobre ruedas. En su domicilio también se hallaron tres niños de 5, 8 y 9 años de edad, primos de la víctima. Los pequeños  servirán como testigos en este caso, pero mientras tanto estarán en un hogar transitorio.

La abuela, cuyo nombre no ha sido revelado por las autoridades, seguirá detenida hasta que empiece su juicio. Si es hallada culpable, enfrenta entre 40 a 60 años de cárcel.

 

Advertisement


EDIT POST