Arquero Bruno Fernandes, condenado por el asesinato de su pareja en el 2010, volverá a las canchas de Brasil.

Por Andrés Rubiano
Marzo 14, 2017
Anuncio

Toda una controversia ha generado en el mundo del fútbol brasileño la noticia de que el arquero Bruno Fernandes, condenado a 22 años de cárcel por el asesinato de su pareja en el 2010, fuera fichado para jugar en el club Boa Esporte de Varginhas de segunda división.

Aunque se podría decir que todas las personas tienen derecho a una segunda oportunidad de vida, tal parece que el terrible crimen que cometió sigue generando críticas de todo tipo entre los seguidores del deporte. No solo eso, algunos de los patrocinadores del equipo estarían pensando en terminar con su apoyo tras conocer la noticia.

“Estoy muy feliz con esta oportunidad … Me estoy preparando desde hace bastante tiempo. Pasar por lo que he pasado no ha sido fácil. Sinceramente, no me preocupa lo que la gente diga. Me concentro en mi trabajo. Lo importante para mí es volver a empezar”, reveló en una conferencia de prensa en la que fue presentado por su nuevo club.

Bruno Fernandes

El portero, de 32 años, confesó saber sobre el crimen pero negó haber participado en la muerte de su entonces pareja y madre de su hijo, Eliza Samudio de 25 años, de acuerdo a un reporte de la BBC. Información recopilada durante el juicio agregó que los autores materiales del macabro crimen despedazaron el cuerpo y lo dieron de comer a un grupo de perros.

Fernandes fue encarcelado en el 2010 y tres años después recibió una condena de 22 años por el asesinato de Samudio. Según se informa en un reporte del sitio en línea español Sport, la suprema corte de Brasil habría otorgado el beneficio de la libertad condicional mientras se llevan a cabo los procedimientos de apelación.