El general Scott Efflandt ha sido destituido como jefe de la base militar de Ford Hood, TX, luego de la serie de desapariciones y  muertes sospechosas de militares de la instalación, entre ellas la de la soldado Vanessa Guillén.

Por Isis Sauceda
Septiembre 02, 2020
Anuncio

Tras una serie de muertes, desapariciones y acusaciones que han puesto bajo la mira a la base de Fort Hood, el Ejército ha destituido al militar a su mando, el general Scott Efflandt, y ha abierto una investigación para esclarecer qué ha sucedido en la instalación en la que fue vista con vida por última vez la soldado Vanessa Guillén.

Además de ese anuncio, el Ejército señaló que al general Efflandt se le negó el mando de la Primera División y que se abrirá una investigación acerca de lo ocurrido en la base situada en el centro de Texas, según People.

La "investigación en profundidad de las acciones de la cadena de mando relacionadas con la soldado Vanessa Guillén" estará encabezada por el general John Murray, agregaron las autoridades militares.

El anuncio se produce a poco más de un mes de la reunión de la familia  Guillén con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca para pedir justicia para la joven, que desapareció en abril de la base y cuyos restos fueron encontrados a finales de julio cerca de un río no muy lejos de la base.

“La base [militar] necesita ser investigada por el Congreso. El sistema necesita cambiar”, declaró a People la abogada de la familia, Natalie Khawam. “No se trata del líder. La manera en que manejaron la investigación y el comandante bajo su cargo son parte del problema, pero no son todo el problema. El problema son nuestros soldados que no tienen protección ni derechos”.

US ARMY

El sospechoso del asesinato de Guillén, el sargento Aaron David Robinson, de 20 años, se suicidó cuando las autoridades estaban buscando. Su novia, Cecily Anne Aguilar, de 22 años, está acusada de ayudarlo a desmembrar y deshacerse de los restos de Guillén. Hasta el momento se ha declarado no culpable.

La familia de Guillén denunció desde un principio que la soldado se había quejado de ser víctima de acoso sexual en la base, aunque las autoridades señalaron que no habían encontrado pruebas que sustentaran estas alegaciones.

Pero el asesinato de Guillén no ha sido el único caso en sacudir a Fort Hood.

US Army

El cuerpo sin vida del sargento Elder Fernandes, de 23 años, fue encontrado el pasado agosto colgado de un árbol cerca de unas vías de tren. Días después, el teniente Chris Brautigam, de la oficina de relaciones públicas, declaró a la cadena CNN que el incidente estaba bajo investigación.

“[Existe] una investigación abierta sobre abuso sexual”, dijo.

Por su parte, la familia de Fernandes aseguró que el sargento fue víctima de una agresión sexual, lo cual había afectado su salud mental.

También en agosto, Brandon Michael Olivares, de 28 años, fue acusado de asesinar al soldado Brandon Scott Rosecrans mientras viajaban juntos en el auto de Rosecrans.

En otra tragedia, el soldado Francisco Gilberto Hernández-Vargas, de 24 años, murió aparentemente ahogado el primer fin de semana de agosto en un lago a 15 millas de Fort Hood.