Antes de ser asesinada por su ex novio, Lauren McCluskey llamó a la policía seis veces para denunciar que él la estaba hostigando.

By Lena Hansen
January 03, 2019 07:35 PM

En los 10 días antes de ser asesinada por su ex, Lauren McCluskey llamó a la policía seis veces para denunciar que él la estaba persiguiendo y hostigando, según reportes policiales. La estudiante de la Universidad de Utah, de 21 años, fue asesinada el 22 de octubre por su ex pareja Melvin Rowland, de 37 años, quien había sido ya convicto como delincuente sexual.

La joven denunció que él la estaba persiguiendo obsesionadamente después de ella romper su relación sentimental. McCluskey fue encontrada muerta en el asiento trasero de un carro estacionado la noche del 22 de octubre del 2018, después de que Rowland le disparara en la cabeza. La joven había salido con él por un mes pero él le había mentido, omitiendo su verdadero nombre y edad real. También le ocultó su pasado criminal.

Tras ser perseguido por la policía, Rowland se escondió en una iglesia local, donde se quitó la vida de un disparo, reportó CBS News.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Steve C. Wilson / University of Utah

McCluskey rompió su relación con Rowland el 9 de octubre después de que una amiga le avisara que él tenía un historial criminal. Rowland fue convicto de intento de violación y de tratar de seducir a una menor de edad por Internet en el 2004, informa el reporte de las autoridades. Ella lo denunció con la policía universitaria cuando Rowland comenzó a hostigarla, confesando a la policía que ella le había pagado $1,000 a su ex para que no compartiera fotos íntimas de ella en las redes sociales, como él la había amenazado.

Salt Lake County Sheriff's Office

El jefe de la policía de la universidad de Utah, Dale Brophy, dijo en una conferencia de prensa que había un detective asignado al caso de Lauren que estaba investigando al acusado. Rowland había salido de prisión en abril y estaba bajo libertad condicional cuando mató a la joven.

El 19 de octubre, McCluskey llamó al 911 buscando ayuda porque dijo que las autoridades universitarias no estaban haciendo lo suficiente. El 20 de diciembre los padres de la joven, Jill y Matthew McCluskey, declararon al diario Salt Lake Tribune que creían que el asesinato de su hija podría haber sido prevenido.

Advertisement