Un anestesista argentino es acusado por una joven de haberla golpeado salvajemente tras consumir crack y por otra de haber abusado sexualmente de ella junto a otros dos hombres.

By Celeste Rodas de Juárez
February 24, 2017 07:24 PM

La justicia argentina decretó el jueves prisión preventiva para el anestesista Gerardo Billiris por un caso de abuso sexual, que se suma a otro proceso por intento de homicidio.

En el caso de abuso sexual, la víctima lo habría reconocido luego de verlo en las noticias por la acusación que enfrenta por supuestamente haber atacado a golpes a la joven de 21 años María Eugenia Belén Torresel 31 de enero pasado, un caso que ha conmocionado a la sociedad argentina.

Torres reveló en una entrevista que consumió crack con Billiris cuando lo visitó en su apartamento en el barrio de Palermo de Buenos Aires. De repente, explicó, el anestesista la “empezó a golpear con las manos y después con los pies, muy fuerte” diciéndole que la quería matar.

Según la joven, afortunadamente tras pedir auxilio alguien, probablemente un vecino, acudió en su rescate, pues ella no recuerda muy bien todos los hechos.

La notoriedad que generó el caso de Torres permitió que una modelo de 23 años presentara una nueva acusación contra el médico, al que acusó de haber abusado de ella en el 2012 con dos hombres más, el exactor y relacionista público Juan Martín Mercado, de 43 años, y el hijo de un reconocido operador de seguros de ese país, Cristopher Martín Rosenthal Verdaguer, de 26.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El juez a cargo del caso consideró que Billiris, Mercado y Rosenthal son autores de un hecho de “abuso sexual con acceso carnal” del que fue víctima una modelo en 2012, mientras que Martín Mercado se le adjudica el mismo delito en otra acusación parecida.

Los investigadores creen que Billiris se hacía amigo de las mujeres atrayéndolas con la oferta de empleo, para finalmente drogarlas y abusar de ellas.

Billiris era el coordinador del grupo de pediatría dentro de la especialidad de anestesiología del Hospital Militar Central de Argentina, donde se averigua si el médico habría sustraído de allí las drogas que le suministró a Torres.

Advertisement