Ana Julia Quezada, de 45 años, fue enviada a una cárcel por la muerte del niño Gabriel Cruz, de 8 años, en España; se le acusa de asesinato y detención ilegal.

By Mayra Mangal
March 16, 2018 01:23 PM

Ana Julia Quezada, la dominicana de 45 años que primero ocultó y luego –según las autoridades– confesó el asesinato de un niño de 8 años que ha sacudido a España tuvo una “frialdad máxima” a la hora de ejecutar el crimen. Así lo revelaron este jueves altos cargos de la Guardia Civil en Almería, Andalucía, en una conferencia de prensa para explicar su investigación del escalofriante suceso.

La quisqueyana, que lleva décadas viviendo en la península Ibérica, acaparó titulares cuando junto con Ángel Cruz, padre del niño, comenzóa buscar a Gabriel Cruz, desaparecido el 27 de febrero.

“[Es] una persona con una frialdad máxima, posesiva, egocéntrica… Ese es un poco el perfil considerando que es un poco manipuladora”, explicaron José Hernández Mosquera y Juan Jesús Rein, jefes de la Unidad Central Operativa y de la Comandancia de Almería.

Ahí se detalló el escalofriante modo en que la mujer ultimó al con una hacha, asfixiándolo y escondiendo su cuerpo en un pozo.

“[Este crimen es una ] detención ilegal y asesinato” se dijo sobre el caso que se mantiene bajo secreto de sumario mientras la mujer permanece en un calabozo de Almería. “La autopsia, al día siguiente, nos revela que la muerte se produjo el día 27, el día de la desaparición, y que la causa es la asfixia”.

Según lo explicado, el niño fue visto por última vez hacia las 3:30 p.m. cuando fue a jugar con sus primos. Hacia las 6:30 del mismo día, cuando su abuela veía que el niño no venía a cenar fue a preguntar por él con los vecinos, sin encontrarlo. Ahí se dispararon las alarmas y comenzó la búsqueda de “Pescaíto” como llamaban de cariño al niño y que mantuvo en vilo al público español.

Tras una estratégica maniobra de la policía, se logró despistar a Quezada, quien el fin de semana pasado desenterró el cuerpo del niño del jardin de una finca propiedad de la familia. Posteriormente la mujer fue arrestada y finalmente confesó su crimen.

Miles se han volcado a las redes para rendir homenaje a la víctima:

La acusada rindió su declaración este mismo jueves y ahora permanece encerrada sin derecho a fianza por la gravedad del delito, la posible eliminación de pruebas y riesgo a la fuga, según informó la agencia EFE.

Por otra parte, se dijo que el niño fue sepultado en una ceremonia privada en un pequeño cementerio de la localidad de Fernán Pérez, en el Parque Natural del Cabo de Gata. Sin embargo, un juez ordenó que sus restos no fuesen cremados, en caso de que la asesina confesa, o “la bruja” como ahora la llaman, no colaborara con la investigación.

Que en paz descanse.

Advertisement