La pareja dice que se enamoraron desde que se conocieron siendo niños de 7 años. Ahora la llegada de su primer hijo los podría llevar a la cárcel.

By Leonela Taveras
January 10, 2020 02:55 PM

Michael Lee y Angela Peang, un matrimonio que vive en Utah, se enamoraron, casaron y ahora esperan su primer hijo juntos. Todo normal si no fuera porque la noticia de su próxima paternidad les pone en riesgo de ir a la cárcel por un máximo de cinco años y pagar una multa de $10,000, según medios locales.

El problema es que Lee y Peang, ambos de 38 años y que esperan ser padres de un varón en mayo, son primos hermanos y la ley estatal de Utah prohíbe las relaciones sexuales entre parientes de ese grado. De hecho, la pareja tuvo que casarse en Colorado porque la legislación también excluye el matrimonio entre primos hermanos, a menos que no hayan cumplido 65 años.

El año pasado, la pareja puso en marcha una petición en internet y recaudó firmas para cambiar la legislación, ya derogada en numerosos otros estados del país.

“Mi primo hermano y yo hemos estado enamorados el uno del otro durante toda nuestra vida, pero tenemos prohibido casarnos en el estado de Utah donde vivimos”, escribió Ángela en la petición. “Creemos que la ley está desactualizada y necesita ser cambiada para que podamos legitimar socialmente nuestro amor”.

Los dos aparecieron en uno de los episodios del show Extreme Love de WeTV, visiblemente emocionados por la espera de su hijo y mostraron un sonograma de la criatura que, aseguran, nacerá sin deformidades físicas.

En una entrevista concedida al periódico New York Post, afirmaron que hicieron pruebas genéticas que descartaron cualquier impedimento a que fueran padres.

El diario cita un estudio de la Universidad de Columbia en el que se señala que la probabilidad que un hijo de primos nazca con deformidades es del 7% al 4%, mientras que en las parezcas sin parentesco es del 4% al 3%.

El padre de Peang es el mayor de 12 hijos y una de sus hermanas es la madre de Lee.

Advertisement