El vuelo de una aerolínea mexicana que viajaba de San Antonio, Texas, a la Ciudad de México, se convirtió en caos tras una amenaza de bomba; por lo cual, se debieron aplicar todos los protocolos de seguridad correspondientes.

By Carolina Amézquita Pino
November 26, 2018 03:30 PM

Ayer a las 16:30 horas, el vuelo 965 de la aerolínea mexicana Volaris, que viajaba de San Antonio, Texas, a la Ciudad de México, se convirtió en caos tras una amenaza de bomba. Si bien al principio se pensó que todo se trataba de una broma perpetrada por un grupo de niños que pertenecían a un equipo de fútbol, tiempo después se llevaron a cabo los protocolos de seguridad correspondientes.

Carolina Amézquita Pino

“Estaba sentado, en el asiento 30C, ubicado en el pasillo. Comencé a ver un poco de desorden. Escuché que una azafata le preguntaba a un niño ‘¿por qué lo puso?’ A lo que respondió ‘yo no fui’, aunque el chico se mostraba con visible nerviosismo”, explicó Tonatiuh Ceballos, uno de los pasajeros del avión, a People en Español. “Las azafatas dijeron que había que aplicar el protocolo de seguridad porque había una alerta en el baño derecho de la parte trasera del aeroplano”.

Carolina Amézquita Pino

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Acto seguido, las azafatas se acercaron a los pasajeros de las filas de asiento delanteras para pedirles recorrerse y a los de las cuatro últimas para que se cambiaran más adelante. Tras realizar los procesos pertinentes, la gente comenzaba con ataques de pánico y algunos relataban que se encontró escrito a mano “que una bomba estallaría en media hora”.

Carolina Amézquita Pino

El avión aterrizó de emergencia, a las 16:46 horas, en una parte solitaria del Aeropuerto Internacional Benito Juárez, de la capital azteca, para proceder a la revisión del nave; mientras tanto, a los pasajeros se les retuvo en camiones por varias horas mientras se les revisaba a ellos y sus equipajes. Al final, se trató solo de una falsa alarma.

“Aunque no se encontró artefacto explosivo, si se localizaron mensajes amenazantes. No actuar es permitir que esto continúe sucediendo”, explicó Volaris en su cuenta de Twitter.