Investigadores aseguran que han encontrado una foto que prueba que la desaparecido piloto no pereció al estrellarse en el Océano Pacífico, sino que fue hecha prisionera en las islas Marshall.

Por Mayra Mangal
Julio 05, 2017
Anuncio

La desaparición de la piloto Amelia Earhart, ocurrida en 1937 mientras intentaba darle la vuelta al mundo, es uno de los grandes misterios de la aviación. Pero ahora, una supuesta foto suya probaría una vieja teoría de que la piloto nacida en Kansas habría sido capturada por los japoneses al ser tomada por una espía.

La foto forma parte del material que será presentado el 9 de julio en el programa Amelia Earhart: The Lost Evidence (History Channel), en el cual el antiguo asistente ejecutivo del director del FBI, Shawn Henry, intenta resolver el misterio de su desaparición.

En la foto se aprecia a Earhart con vida y sentada a bordo de un barco, al parecer amarrada de manos y hecha prisionera.

El 2 de julio de 1937, Earhart y su copiloto, Fred Noonan, subieron a bordo de su nave Lockheed Electra para partir desde Nueva Guinea hacia la Isla Howland, en el Océano Pacífico, y así completar la tercera etapa de su hazaña.

La pareja debía aterrizar en la pequeña isla ese mismo día y desde ahí seguir hacia Hawái y California, pero nunca llegó a su destino. “Nos estamos quedando sin combustible”, dijo en su última comunicación la piloto, quien se aproximaba a la isla y cuyos mensajes fueron captados por la Guardia Costera. “No hemos podido comunicarnos por radio. Estamos volando a 1,000 pies [de altura]”.

El avión donde viajaba Earhart nunca fue rescatado y una de las teorías de la suerte que corrieron ella y Noonan es que el par tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia encallando en la isla Nikumaroro, al oeste del Océano Pacífico. “Esto absolutamente cambia la historia”, asegura Henry sobre el descubrimiento de la foto y de la supuesta evidencia que se presentará durante el especial televisivo. “Creo que hemos comprobado sin lugar a dudas que ella sobrevivió el vuelo y que fue hecha prisionera por los japoneses en la isla de Saipán, donde eventualmente murió”.