June 23, 2017 01:40 PM

 

Un hombre que estuvo en prisión por haber abusado sexualmente de su sobrina, cuando apenas era una niña, se mudó muy cerca de ella. Y es legal; él lo puede hacer. No hay leyes para evitar que sean prácticamente vecinos.

En una entrevista con People Danyelle Dyer, de 21 años, dijo estar atónita al enterarse de que su tío, Harold English, a quien habían puesto en libertad el pasado 13 de junio, vivía a solo yardas de distancia de ella en Bristow, Oklahoma. La ironía es que es justo en la casa de su abuela.

La historia salió a relucir porque Dyer utilizó su cuenta de Facebook para denunciar que tendría cerca a su agresor. ¿Por qué lo hizo? La joven se pronunció para denunciar la falta de leyes que existen en cuanto a límites de distancia entre las residencia de un agresor sexual y sus víctimas. Tras investigar, los padres de Dyer se dieron cuenta que no existe un recurso legal para hacer que su agresor se vaya de dicha localidad.

“Yo salía de mis clases cuando [lo vi] cortando el pasto en la casa de mi abuela. Y me sentía incómoda de estar en mi casa”, reveló a People.

Danyelle Dyer
Facebook

 

Además, la joven expuso que ella va a la escuela en otra ciudad, pero se le hace muy difícil regresar a su casa; lo piensa dos veces antes de llegar. Dyer, explicó que cuenta con el apoyo de su familia, que son muy unidos.  Sin embargo, no tiene contacto con su abuela, la madre de su tío y quien le da albergue, porque considera que esta no la apoya.

La joven de 21 años reveló que realizará hoy viernes una protesta pacífica en su casa. “Si no puede hacer que se mude, quiero que se sienta lo más incómodo posible”, acentuó.

Un dato que llama la atención es que actualmente en Estados Unidos solo dos estados —Alabama y Tennessee— restringen a qué distancia puede vivir un agresor sexual de su víctima.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST