Adriana Martínez habló con los medios por primera vez tras el múltiple asesinato llevado a cabo por su hijo Salvador Ramos. "Por favor, no lo juzguen"
Anuncio

Era una de las personas más buscadas tras la confirmación de que la masacre en la escuela de primeria en Uvalde, Texas, fue a manos del joven Salvador Ramos. Rota de dolor, su madre Adriana Martínez ha roto el silencio y ha hecho unas fuertes declaraciones.

Su dolor llega por partida doble. Por un lado, la muerte de su hijo y, por otro, la responsabilidad de asumir que acabó de una forma desgarradora con la vida de tantas personas, en su mayoría niños.

De frente y sin esconderse, pero profundamente afectada, la madre del asesino habló para contarle al mundo cómo era su hijo. Y no solo eso, también para defenderle de los ataques y hacer una petición al mundo.

"No tengo palabras para decir porque no sé lo que estaba pensando. Él tenía sus razones para hacer lo que hizo", expresó entre lágrimas a Paco Santana, reportero del Noticiero de Televisa.

Además, pidió que "no lo juzguen" y ofreció disculpas en su nombre a los niños fallecidos y las familias que sufrieron tan terrible pérdida. "Yo no más quiero a los niños inocentes que murieron que me perdonen. Perdonen a mi hijo, yo sé que él tiene sus razones", insistió.

Con lágrimas en los ojos describió cómo era Salvador en su día a día en casa y con su gente. Una descripción que hacía casi inesperado e imposible de creer que pudiera tener una reacción de tal calibre.

Salvador Ramos; Robb Elementary School shooting
Credit: Texas Department of Public Safety

"Era bien calladito, bien callado, era muy penoso. Él no le molestaba a nadie, él no le hacía daño a nadie", resaltó de la personalidad del joven. Aceptó a ABC News que aunque "podía ser agresivo" si perdía la cabeza, "no era un monstruo".

En medio de todo este revuelo también ha salido a la luz que el joven había anunciado en Facebook que iba a tirotear un colegio. Según ha informado el Gobernador de Texas, Greg Abbott, en rueda de prensa, Salvador publicó una serie de posts en dicha red social. Primero afirmando: "Voy a disparar a mi abuela", para después continuar con: "Disparé a mi abuela". 

Hubo un último mensaje, según apuntó, que escribía unos 15 minutos antes de lo sucedido y en el que anunció su sangriento plan: "Voy a disparar en una escuela primaria".

La matanza de este joven de 18 años ha dejado 21 víctimas mortales, 19 niños y dos maestras del centro de estudios.