Aidan Zellmer, un niños 15 años residente en Colorado, fue condenado a cadena perpetua por el asesinato a golpes con un tubo de su amiga Kiaya Campbell, de 10.

By Mayra Mangal
March 13, 2019 05:27 PM

Aidan Zellmer, un jovencito de 17 años residente en Colorado fue sentenciado este lunes a cadena perpetua tras confesarse culpable de asesinar a golpes con un tubo de metal a su amiga de 10 años.

El atroz crimen estremeció dicho estado al descubrirse el cuerpo de Kiaya Campbell que había desaparecido en junio de 2017 en el poblado de Thornton y quien había sido machada a golpes en la cabeza, abusada sexualmente y abandonada agonizante en una zanja. Posteriormente Zellmer -de entonces 15 años- fue arrestado bajo sospechas de ser el autor del asesinato.

En febrero pasado Zellmer se declaró culpable admitiendo los cargos que pesaban en su contra de asesinato en primer grado. Como parte de las negociaciones con los abogados del muchachito la fiscalía acordó removerle los cargos adicionales de abuso sexual y gracias a ello podría salir de la libre bajo fianza en unos 40 años.

Zellmer, quien actualmente tiene ya 17 años, apareció este lunes ante el juez de la corte del condado de Adams para escuchar su sentencia. Ahí estuvieron también los familiares de la víctima y los abogados del acusado, según confirmó una fuente oficial a People.

“Un joven de 15 años hace una mala decisión pero no comete un crimen tan atroz y cruel como este“, expuso Dave Young, fiscal del condado de Adams en sus deliberaciones. “Luego de golpearla cinco veces en la cabeza con un tubo metálico la dejó abandonada en el campo. Cuando habló con la policía él estaba calmado, tranquilo y bajo control. Engañó y despistó a los policías que estaban buscándola. Este es un caso raro. Gracias a Dios que no tenemos a otros quinceañeros haciendo lo que él hizo”.

Thornton Police Department

De acuerdo con múltiples fuentes, cuando Zellmet escuchó las noticias de la desaparición y muerte de su amiga no lloró y negó haberla lastimado. Pero cuando los investigadores continuaron sus pesquisa se percataron de inconsistencias en el testimonio del muchachito. Posteriormente encontraron restos de su ADN en la zona del crimen.

Kiaya Campbell desapareció el 7 de junio cuando se fue a robar tarjetas de Pokémon con Zellmer, según se detalló en un affidavit perteneciente al caso.

Go Fund Me

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En defensa del muchacho sus abogados sostuvieron que lo sucedido se debía a su problemático historial pues era víctima de abuso en casa y al parecer tenía problemas mentales. Sin embargo múltiples fuentes aseguran que hasta la fecha Zellmer nunca ha mostrado remordimiento alguno por su fechoría o por la muerte de su amiga. Por su parte, Sharon Holbrook, juez encargada del cargo y quien emitió la sentencia de este lunes, expresó que el ejemplar castigo que se le impuso al acusado no recuperará la vida de la jovencita, sin embargo, dijo que esperaba que éste ayudase a la comunidad a cerrar sus heridas.

Advertisement