Las autoridades puertorriqueñas consideran que Salvatore Anello actuó con "negligencia" al acercar a la pequeña a la ventada desde que la que se precipitó mortalmente al vacío.

By Joaquim Utset
October 29, 2019

El abuelo que estaba jugando con su nieta de casi dos años cuando la pequeña falleció al caerse por la ventana de un crucero atracado en un muelle de San Juan, Puerto Rico, ha sido imputado de un cargo de homicidio negligente por la fiscalía de la isla.

El departamento de Justicia de Puerto Rico informó que un juez Jimmy Sepúlveda encontró causa para arrestar a Salvatore Anello, quien cargaba a la pequeña Chloe Wiegand cuando esta se precipitó mortalmente desde una ventana del crucero Freedom of the Seas de Royal Caribbean, informó el diario sanjuanero Un Nuevo Día.

En el comunicado de prensa difundido por el departamento de Justicia puertorriqueño se señala que Anello, a pesar de que la familia lo ha identificado como el abuelo, es en realidad “abuelastro” de la fallecida, ya que es el actual esposo de la abuela.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

De acuerdo al rotativo, las autoridades consideran que Anello “expuso negligentemente” a la pequeña cuando la acercó a la ventana de la cubierta número 11 del crucero desde la que cayó al resbalársele al imputado, a quien se le ha fijado una fianza de $80,000 y tendrá que comparecer ante un tribunal de San Juan el próximo 20 de noviembre.

El abogado Michael Winkelman, quien prepara una demanda en nombre de la familia Wiegand contra Royal Caribbean, aseguró a la BBC que la imputación “pone sal en la herida abierta de una familia que está en duelo“.

El letrado reiteró que lo sucedido fue “claramente un trágico accidente” y que el objetivo de sus clientes es que no vuelva a suceder.

En anteriores declaraciones, Winkelman aseguró que Anello sentó a la pequeña sobre una barandilla frente a lo que creía era una ventana con un cristal en la sala infantil del crucero. La pequeña a continuación hizo un gesto de darle al cristal con la mano, pero al no haberlo, el movimiento hizo que se precipitara.

Los padres de la pequeña no culpan al imputado por la muerte de su hija. “Nunca, en ningún momento, la hubiera puesto en peligro”, dijo la mamá Kimberly Wiegand en declaraciones al programa matutino Today (NBC) el pasado julio.

Advertisement