El menor ha sido acusado de la muerte de Pauline Randol, de 51 años, residente en el poblado de Fawn River Township: el niño era adoptado.

By Mayra Mangal
May 10, 2019 11:07 AM

Un niño de 9 años ha sido acusado por la policía del condado de St. Joseph, al sur de Michigan, de la muerte a tiros de su madre adoptiva Pauline Randol, de 51 años, en un caso ocurrido este lunes y que ha sacudido a la opinión pública.

Según reportes de la policía, el menor le disparó a su progenitora con un rifle en el interior de la vivienda familiar, en el poblado de Fawn River Township, ubicado a unas 160 millas de Detroit, según documentos de la corte obtenidos por la cadena WWMT-TV de Michigan.

El niño cursaba estudios de segundo grado en una escuela primaria cercana a la residencia y fue puesto a disposición de las autoridades.

“Mi mamá no hubiese querido que lo calificaran de asesino”, lamentó al respecto Reagan Martin, de 23 años, una de las hijas de la víctima a Associated Press. “Su mundo entero giraba en torno a él”.

Martin reveló que el niño —cuyo nombre no ha sido revelado y quien lleva un apellido distinto al suyo— vivió desde muy pequeño en su hogar y que fue adoptado por la familia en el 2016.

Facebook/Pauline Randol

Martin también reveló que el pequeño había sido diagnosticado con un desorden emocional y que hace unos días le cambiaron el medicamento que usaba, cosa que empeoró sus síntomas. “[Estaba] golpeando, pateando y arrojando cosas”, explicó la joven, quien opina que quizá eso ocasionó que el niño “explotara”, especialmente porque debido a dichos síntomas tuvo que quedarse en casa y faltar al colegio.

Martin asegura que no sabe cómo fue que su hermano tuvo acceso al arma y que el domingo previo al asesinato estaba bien. “Estaba jugando con mis hijos”, aseguró, “estaba contento. Mi mamá estaba contenta”.

El niño fue ingresado en un centro para delincuentes juveniles donde está siendo evaluado para determinar su salud mental. Hasta el momento se desconoce si será juzgado como adulto o como delincuente juvenil, según confirmaron fuentes de la oficina del sheriff Bradley Balk a la filial de la cadena CBS en Detroit.

 

 

 

 

Advertisement


EDIT POST