Dorothy Flood de Tucson, Arizona, se declaró culpable de homicidio involuntario tras asesinar a sus nietos, mellizos de ocho años que sufrían de autismo severo, en abril del 2019. La mujer ha sido sentenciada a 21 años de cárcel.

Por Isis Sauceda / L.A.
Enero 30, 2020
Anuncio

Una abuela de la Florida ha sido sentenciada a 21 años de cárcel tras declararse culpable del asesinato de sus dos nietos de ocho años. En abril del año pasado, Dorothy Flood admitió haber disparado en dos ocasiones a cada uno de sus nietos antes de intentar suicidarse, de acuerdo a PEOPLE.

Los mellizos Jaden y Jordan Webb sufrían de autismo severo, usaban pañales y tenían limitaciones para comunicarse, según los fiscales. Jordan además sufría de problemas digestivos y Jaden tenía problemas relacionados a su asma.

Los niños habían pasado al cuidado de su abuela tras la muerte de su madre tres años antes, por lo que Flood, de 56 años, había renunciado a su trabajo con el fin de dedicarse a ellos a tiempo completo.

“De alguna manera, algo se rompió”, comentó Chandra McCord, una ex compañera de Flood, del Centro Médico Universitario de Tucson, a un canal de televisión local. “Mi primera reacción fue, por supuesto, no, no puede ser la misma Dorothy que conocimos”.

De acuerdo al abogado defensor de la abuela, Flood estaba mentalmente inestable y quería acabar con el dolor y sufrimiento de sus nietos.

“Ella dijo en su carta que tomó la pistola de un cajón, dijo: ‘Lo siento niño, no estamos mejorando. No nos pueden ayudar, así que nos vamos a ir, los tres’”, según el fiscal.

Según reportes, la abuela le disparó a Jordan en el estómago y a Jaden en el pecho antes de dispararles a ambos en la cabeza. Seguidamente, intentó quitarse la vida pero la pistola se trabó y decidió tomarse unas pastillas. Los tres fueron encontrados en su casa en Tucson el 4 de abril del 2019. El equipo médico la pudo reanimar, mientras que los niños fueron declarados muertos en la escena del crimen.

“Amaba a esos niños. Nunca tuve la intención de lastimarlos. Lamento mucho haberlo hecho”, dijo Flood durante la audiencia en corte donde fue pronunciada su sentencia.

Inicialmente, Flood fue acusada de asesinato en primer grado, pero llegó a una acuerdo con la fiscalía y se declaró culpable de homicidio involuntario.