Tras años de trabajar como abogado y ser indocumentado en Estados Unidos, Cesar Vargas cumplió su sueño de convertirse en ciudadano estadounidense. Esta es su inspiradora historia.

Por Lena Hansen
Febrero 22, 2021
Anuncio

Cesar Vargas hizo historia al convertirse en el primer indocumentado en ejercer como abogado en Nueva York. Hoy ha cumplido otro gran sueño: convertirse en ciudadano de Estados Unidos. Vargas emigró a este país de su natal México junto a su madre Teresa Galinda, quien le enseñó el valor del trabajo. Vargas, un antiguo DREAMer, contó a People en Español que su madre se ganó la vida "vendiendo comida en la calle" o trabajando como niñera. Ella le enseñó a él y a sus hermanos que educarse era el camino hacia un futuro brillante.

Desde que obtuvo su licencia como abogado, Vargas se ha dedicado a ayudar a otros inmigrantes a defender sus derechos y obtener un estatus legal en Estados Unidos. "Yo fui uno de esos niños que vino cruzando la frontera", recuerda, ayudando a otros como él a alcanzar el 'sueño americano'.

Tras 20 años viviendo como indocumentado, convertirse en ciudadano del país que lo vio crecer —y donde se ha desarrollado desde que llegó a los 5 años— lo enorgullece. "Para mí siempre ha sido pelear por nuestra comunidad. Quiero que los 11 millones de indocumentados de nuestra comunidad tengan la misma oportunidad de ser ciudadanos y tengan la misma oportunidad del sueño americano que este país nos ha dado", dijo a Hoy día (Telemundo).

Tras obtener su tarjeta de residencia en el 2016, este año finalmente se convirtió en ciudadano. "Ser abogado para mí fue una carrera que tomé para asegurarme que conociera los derechos y protegiera a nuestra comunidad y a mi familia", añadió. "No importa si [los indocumentados] trabajan en el campo o en los restaurantes, nuestra comunidad inmigrante es esencial. Para mí todos merecen esa oportunidad de dignidad, respeto y ese camino a la ciudadanía".