Getty Images
placeholder
December 07, 2016 08:02 AM

A su edad, Bana Al Abed debería estar jugando con sus amigas y acudiendo a la escuela, como toda niña de 7 años del mundo. El problema es que Bana vive en Alepo, la ciudad de Siria en manos de rebeldes objeto de un feroz asedio por parte del régimen que gobierna el país y sus aliados rusos.

Las vivencias por las que pasa la pequeña se pueden seguir a través de su cuenta de Twitter @AlabedBana, en la que junto a su madre, Fatema, dan a conocer al mundo lo que es vivir en medio de la desolación y el terror.

Bana no es la primera niña que le pone rostro a la guerra en Siria, pero sí la primera que lo cuenta todo de manera cotidiana como si fuera una “reportera cibernética de guerra”.

A través de sus mensajes, sus 220,000 seguidores han podido seguir el avance del Ejército sirio hacia su casa en el este de Alepo, un sector que ha sufrido fuertes bombardeos que lo ha dejado prácticamente en ruinas a un alto coste en vidas humanas.

 

Bana también contó cómo en uno de esos infernales ataques perdió a todas sus muñecas y, lo que es peor, a una de sus amigas.

El pasado domingo su madre tomó la cuenta de su hija para despedirse ante lo que se considera el asalto final de las fuerzas del régimen del presidente Bachar Al Asad.  “Estamos seguros de que el Ejército nos va a detener ahora. Nos volveremos a ver un día, querido mundo. Hasta pronto. Fatema”.

Poco después escribió: “Bajo ataque. No hay adónde ir, cada minuto se siente como muerte. Oren por nosotros. Adiós”.

Como durante esas 24 horas la única que escribió fue ella, los seguidores de Bana comenzaron a preocuparse y pidieron su aparición a través de la etiqueta: #WhereisBana (Dónde está Bana).

El martes por fin reapareció la pequeña explicando que había estado enferma debido a los bombardeos, pero que estaba bien.

Los mensajes de la pequeña se combinan con explicaciones de sus actividades diarias propias de alguien de su edad, como que le gusta jugar con sus hermanitos y leer. De allí que la escritora J.K. Rowling le envió todos los libros de la saga de Harry Potter electrónicamente.

La chiquita de larga cabellera oscura y ojos grandes aboga por todos los niños atrapados en esa guerra e invita a sus seguidores a que se unan a su causa a través de la etiqueta #EvacuateAleppoKids

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Según el diario The New York Times, hay quienes dudan de la autenticidad de la cuenta de Bana y señalan que sus mensajes son en un inglés muy sofisticado para provenir de una niña de 7 años, por lo que sospechan que es un truco propagandístico de los rebeldes.

La madre de la pequeña contó al rotativo por Skype que es una profesora de inglés de 26 años que vive en el este de Alepo, junto a dos hermanitos pequeños de Bana. Twitter verificó la veracidad de la cuenta.

“En el caso de esta niña no sé si es algo verdadero o falso en estos tiempos de los medios digitales que vivimos”, señaló al Times la directora de Save The Childern en Siria, Sonia Khush. “Pero sus vivencias en Alepo son consistentes con lo que nos dicen que pasa. El miedo, el ruido de los aviones y los drones. Están aterrorizados y les cuesta dormir de noche”.

 

You May Like

EDIT POST