Un sujeto mató a tres personas, entre ellas una niña de 11 años, e hirió a 17 personas más al atacarlos con un cuchillo mientras esperaban el bus escolar.

By Mayra Mangal
May 28, 2019 10:29 AM

Al menos tres personas han fallecido y 16 menores de edad resultaron heridos en un escalofriante ataque con cuchillo perpetrado por un sujeto contra de un grupo de estudiantes de una católica mientras estos esperaban al autobús escolar.

El ataque ocurrió la mañana de este martes en Kawasaki, una localidad ubicada al sur de Tokyo, cuando según múltiples fuentes varios estudiantes de la escuela Caritas Gakuen se encontraban en una parada esperando para ser recogidos. La policía informó que un sujeto armado con un cuchillo en cada mano se abalanzó sobre los niños gritando "¡Los voy a matar!".

El hombre de 39 años, que al parecer era el padre de uno de los estudiantes del colegio, alcanzó a herir a 17 personas, entre ellos 16 niños y dio muerte a una niña de 11 años. Posteriormente se quitó la vida.

Portavoces del Departamento de Bomberos de Kawasaki dijeron a la agencia AFP que hacia las 07:44 a.m., hora local, se recibió una llamada de emergencia para reportar que varios estudiantes habían sido apuñalados. Testigos relataron escenas infernales de niños y adultos esparcidos por doquier, algunos con la ropa empapada en sangre y niños corriendo y gritando para pedir ayuda.

"Escuché un grito y me detuve y di la vuelta para ver qué había sucedido. No era un tono de voz normal", relató Yasuko Atsukata a la agencia AP. "El color de sus camisas blancas se tornó rojo y luego se colapsaron, luego comprendí que alguien los había apuñalado".

La estación local NHK reportó que en la escena del crimen se recuperaron dos cuchillos en una estación cercana de tren.

Embed from Getty Images

La policía de la prefectura de Kanagawa confirmó que 17 personas resultaron heridas en el ataque y que 3 más habían fallecido. Portavoces identificaron a una de las víctimas como Hanako Kuribayashi, de 11 años, y a Satoshi Oyama, de 39, un empleado de gobierno que había dejado a su niño en la parada del bus. Ambos presentaban cortes en cuello y cabeza.

"Muchos niños pequeños fueron asaltados y siento un profundo resentimiento. Debemos mantener a nuestros niños seguros a toda costa", exclamó Shinzo Abe, primer ministro de Japón, a la prensa para referirse al ataque. "He girado instrucciones a los ministros respectivos para que tomen acción inmediata para que se asegure la seguridad de los niños al entrar y salir de la escuela".

Advertisement