Su voz es cada vez más parecida a la de su padre y así lo demuestra en su nueva gira Timeless, un tributo a esas canciones inolvidables. Pero, ¿cómo es él y a qué dedica el tiempo libre? Él mismo nos lo cuenta.

By Teresa Aranguez
September 04, 2019 12:30 PM

Es de esas personas que fácilmente podría ser tu amigo. A pesar de la fama, su apellido y su éxito, Julio Iglesias Jr. es la sencillez personificada. Tiene 46 años pero el corazón de un niño. Habla rápido, como buen español, sin embargo reconoce que hay algo de la madre patria con lo que no puede. “Soy el único español al que no le gusta el jamón serrano”, dice a carcajadas.

Así es él, risueño, cariñoso y muy divertido, además de amante de la vida y su familia. Hace de todo, desde cambiar la rueda de un coche y limpiar la casa minuciosamente, hasta dar conciertos alrededor del mundo cantando con éxito los temas más inolvidables de su padre, el gran Julio Iglesias.

En eso anda ahora mismo. Gracias a su gira Timeless, Julio hijo se está metiendo al público en el bolsillo. “Es un show fresco pero trae muchos recuerdos. Yo le llame así porque son canciones que nunca dejan de estar de moda, da igual el tiempo que pase”, dice con nostalgia.

Julio Iglesias Jr
Cortesía Julio Iglesias Jr

Este 6 de septiembre cautivará al público de Miami en el Flamingo bar, pero también lo ha hecho en el Sur de Dakota, en Rusia y, por supuesto, lo hará en su España adorada. Para él es un honor hacer este tributo a su padre. “Tengo muchas cosas de él. Mi voz se parece a la suya más que nunca. Soy muy, muy mi padre y me encanta”, expresa orgulloso.

Pero, ¿cómo es él cuando está en casa y detrás de las cámaras? Pues un todo terreno. No puede estar quieto y se atreve con lo que haga falta. Presentador, cómico, modelo, nada se le resiste. Aunque hay algo en lo que destaca especialmente, además de cantar. “Si no hubiese sido lo que soy, a lo mejor sería futbolista o tenista porque el deporte se me da muy bien, tengo facilidad”, reconoce.

Por eso cuando tiene un ratito libre, que son las menos veces, es fácil verle surfeando y saludando a las olas. Aunque, por supuesto, también le encanta pasar tiempo de calidad con sus amores, su esposa Charisse Verhaert y la perrita de ambos, Molly. “Ella es la que manda”, dice refiriéndose a la peludita. “Todo lo que se hace en esta casa es para que ella esté contenta. Yo se lo digo a mi mujer, ‘yo soy el hombre invisible, ¡pero luego el que limpia soy yo!'”, dice entre risas.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Unas risas encantadoras que denotan que es una persona feliz, tanto en lo profesional como lo personal. Lleva quince años con su esposa. ¿El secreto de su felicidad? “Esa es la pregunta del millón. Hay que tener un cariño especial a la persona y recordar siempre las cosas bonitas. Las relaciones no son perfectas y hay momentos complicados pero qué bien si se superan”, dice campechano.

Ahora le canta al amor y a la vida en estos temas para la historia, y ojo, lo hace en los dos idiomas, en inglés y en español. “Manuela”, “Abrázame”, “De niña a mujer” o “Me olvidé de vivir” son algunas de ellas. Sólo nos queda felicitarle por su gira Timeless, desearle lo mejor y pedirle que siga sonriendo así. ¡Gracias Julio!

 

Advertisement


EDIT POST