El cantante Emmanuel compartió algunos de sus secretos de su vida personal y amorosa

Por Redacción People en Español
Septiembre 19, 2017
Anuncio

En una íntima charla con el cantante mexicano Emmanuel, descubrimos algunas cosas interesantes de su carrera y su persona.

¿Cómo ha cambiado la industria musical de cuándo usted inició con respecto ahora? Ya lo conoce todo mundo. Lo que corresponde a la producción musical, siempre ha habido fusiones. Ahora los cambios son vertiginosos los cambios qué hay, no ha termino uno cuando está empezando otro; antes eran suaves. Donde se ve ello se el cambio más fuerte es en las disqueras. La disquera que antes era un gran negocio y pasa a ser de un gran negocio a un negocio con muchísimas limitantes. Las redes sociales vinieron a cambiar todo. Creo que para el artista esto fue muy negativo; para las compañías es muy negativo. Creo que la tecnología avasalla y va por delante de todo. Esto si fue un cambio radical. Para el artista que antes sus primeros ingresos era la disquera, hoy a pasado a ser, pues casi, casi nulo. Vives de los shows. Por un lado tienes un gran promoción o publicidad, o introducción dentro de la gente por la facilidad de las redes sociales, pero al mismo tiempo son tantos que esas facilidad se convierte en un problema porque ya son millones y millones que están ahorita en las redes sociales; y a quién escuchas, a quién sigues y a quién compras. Este si siento que ha sido un cambio importantísimo y que los artistas tardaron también un poco en ponerse al día. Los artistas jóvenes con mucha más velocidad.

¿Cree que las nuevas generaciones le han quitado público o se lo han incrementado? Lo que ha ocurrido en México es que las nuevas generaciones escuchan mi música como si fuera ayer. La verdad ha pasado algo interesantísimo. Llevamos un récord de siete mil canciones en el Auditorio Nacional y llevamos 46 presentaciones en el Auditorio Nacional; sold out en las 46. Entonces es algo increíble tener tantos shows. ¿Qué pasa con el público que veo en el escenario? El mayor porcentaje debe estar entre los 40 años a 50. Un 30 por ciento de jóvenes. Lo que ha ocurrido en México con la música y el estar buscar siempre algo diferente, algo nuevo en hacer algo. Darte una licencia para que estés soñando y te estén escuchando. Para que pasen estas cosas es porque tienes que estar actualizado. ¿Cómo te actualizas? Escuchando la música que ocurre hoy y usando ciertas cosas que la música de hoy hace como fusiones, con la forma de grabar, con la forma de usar los instrumentos, colaboraciones musicales. Tú te vas pegando a todo eso, por lo menos yo. Yo he grabado canciones nuevamente y las he hecho diferentes, y me han funcionado muy bien. Esta es la lucha de todos los artistas y es la lucha todos los cantantes. No todos tienen esa difusión, quizás.

¿Qué siente de ser uno de los intérpretes más importantes en la historia de la música en México y continuar vigente? Siento satisfacción, siento responsabilidad, siento compromiso con la gente que te sigue, que te ha escuchado, que te ve; que te sigue por una u otra razón, por tu música, por tu forma de ser, por tu desempeño. Son muchas cosas por las cuales seguimos ahí. Y el que la gente te siga te da un sentimiento de agradecimiento muy grande. Pero la responsabilidad, el compromiso, la satisfacción, está todo ligado; porque lo que tú haces golpea a un chavo joven; lo golpea para bien o para mal. Tú eres un muchacho que está comenzado. Puedo a decir mi caso. En mi caso muchos artistas eran un ejemplo, muchos deportistas eran un ejemplo a seguir. Si ese deportista decía que él se sacrificaba a hacer un ejercicio enorme, y no tomaba; entonces tú sigues esas directrices. Como artista siempre he querido dar algo positivo, quiero dar alegría a la gente, también una imagen positiva para los que vienen detrás. Espero haberlo logrado.

¿Cuál es el secreto para un matrimonio estable y feliz? Amar, amar, amar, amar y amar. Y antes de eso, olvidarte de ti. Todo lo contrario al mensaje que hoy se da. El mensaje de hoy es primero eres, después eres tú y al final eres tú. Así no se puede tener relaciones. El mensaje que se da hoy es ‘sé tú'. ‘Sé tú primero que nadie'. Esto es una equivocación; estamos en un mundo donde tenemos relaciones, un mundo donde todo es una relación. Una relación amorosa va todavía más allá que una simple relación de trabajo, una relación de amistad. Tiene que haber un “me olvido de mí” para encontrar la felicidad en la otra persona. La única manera de que tú puedes ser feliz en una relación es haciendo feliz a la otra persona; no es que te haga feliz a ti. El que está enfrente de mí dándome una rosa puede estar pasándola fatal. La única manera es que yo haga feliz al que está enfrente y el que está enfrente que piense igual. Mi única manera de ser feliz en una relación es viendo la sonrisa de la persona a la que amo. No llegar a mi casa con una cara larga y encontrar otra cara larga, pues ahí no hay felicidad. Pero como ahora es ‘yo puedo por mí solo y tú puedes por ti solo, pues ahí nos vemos'; entonces empiezan las soledades y empiezan los fracasos, uno tras otro. Es la manera como ha sido mi vida; en mi vida he tratado de hacer feliz a la persona que amo y la persona que amo ha tratado por todos los medios de hacerme feliz. He tenido una relación bonita, transparente, de no irnos a la cama nunca con un enojo y siempre decir: ‘esto pasó, perdóname'. No tirártelo en la cara. No ‘perdóname por esto' y la otra persona tiene que tener la misma reacción. No es fácil, nunca ha sido fácil en el ser humano. Pero siento que es muchísimo más difícil.