Con 35 años de trayectoria artística, El Jeffrey está convencido que los grandes cantantes se están muriendo sin crearse relevos.

Anuncio

Con 35 años de carrera profesional, El Jeffrey continúa vigente y ha sabido adaptarse a los cambios en la industria musical pero sin perder su esencia. Sin embargo, confiesa estar preocupado porque los cantantes icónicos se están acabando y hace una fuerte reflexión al respecto. "Admiro a los artistas grandes. Juan Gabriel nunca morirá, se fue físicamente pero quedará entre nosotros porque es él fue grande, como Vicente Fernández", mencionó a People en Español.

"Los relevos de los artistas grandes se están muriendo, no va haber relevos. Porque es difícil o el mundo se cansó de parir artistas grandes. No sé qué está pasando", agrego. "Le digo a la gente joven que estudie, se prepare. 'Si quieres cantar, estudia canto', 'si quieres ser músico, estudia'. 'No agarres una computadora y fabriques un demo porque quieres cantar o porque tienes dinero. No es así, hay que prepararse, estudiar".

José Gabriel Severino, nombre real de este dominicano, también ha sabido modernizarse sin que ello implique perder su esencia. "Ir a los nuevos tiempos valorando y respetando los nuevos talentos, los nuevos colores; sin meterme de adentro, sin cambiar mi formación. Ir siempre creciendo, valorando la música o escuchando música nueva, recociendo los talentos nuevos, tomando lo mejor de cada cosa", mencionó.

Así, el cantante ha emprendido una batalla para rescatar la buena música y darle al mundo un mensaje optimista con una nueva versión del tema "Qué pena", cuyo original fue realizado Ozuna. "Se están promoviendo los antivalores y eso es terrible. Hay que ser positivo y tratar de cambiar. La música hoy en día viene en lata, no como antes que la música era original y trato de hacer la diferencia, hacer música con calidad, que no ofenda a la mujer, que no inciten a las drogas y sexo a destiempo", advirtió 

El Jeffrey
Credit: El Jeffrey Instagram

"'Qué pena' es una canción muy positiva, que habla de Dios y critica a esas personas que solamente viven hablando mal de los demás, que son haters. Es una contestación a ese tipo de personas que son negativas, más en este tiempo de COVID que necesitamos una esperanza positiva", explicó. "Sentí que era importante promoverla porque manda un mensaje positivo, sobre todo en estos tiempos. Es uno de esos temas que no son negativos, que hablan mal". 

Para lograr convertir este reguetón en merengue, el intérprete de "Un mal necesario" debió utilizar diversos recursos que le dieran una nueva dimensión a esta canción; además, se involucró por completo como arreglista y productor. "Fue grabada con músicos profesionales, hicimos un arreglos con calidad, la interpretación", expresó.

"La base rítmica del reguetón tiene mucho que ver con el merengue y fue fácil adaptarla, aunque cuando la movimos de velocidad, porque [Ozuna] la grabó a 80 bpm, yo la hice a 140 bpm, la velocidad era un poco es un poco incómoda pero, gracias Dios, pudimos hacerla de una sola pasada", mencionó. "Es una versión alegre, con orquesta, con arreglos musicales con una armonía grande usamos con la escala pentatónica en esta canción, en los saxofones y es algo original no es algo en lata".

Además de promover la canción "Qué pena", la cual ya está disponible en todas las plataformas digitales y de video, El Jeffrey prepara un álbum Unplugged y una película que lleva por nombre El barrio.