La cantante celebra el Mes de la Herencia Hispana cumpliendo un gran sueño acompañada de su guitarra favorita.
Anuncio

El año pasado, cuando el mundo cerró a causa de la pandemia, Carla Morrison no tuvo que enfrentar el shock de la mayoría del planeta al verse obligados a un inesperado confinamiento.

"Yo ya venía de una pausa en mi carrera antes de que pasara la pandemia. Cuando todo el mundo se cierra, yo ya venía de un mundo cerradito", explicó la intérprete mexicana a People en Español. "Que bueno que no estaba en medio de una gira haciendo algo y de repente para [el mundo] y es muy traumático y muy fuerte".

Como víctima de la ansiedad, tuvo que cuidar mucho su salud mental y emocional para mantener la calma y vivir tranquila ese momento de aislamiento, que utilizó para reflexionar y aprender una valiosa lección.

"En la pandemia me di cuenta de lo importante que es ser claro [sobre] lo que uno quiere en la vida", dijo. "Lo que aprendí es que uno no tiene control de nada. Uno tiene que tomar decisiones en su vida motivadas por las cosas que le hacen a uno feliz y le llenan el alma y le llenan el espíritu".

Quizá esa sea una de las razones por las que aplaude que el colombiano J Balvin haya levantado su voz y haya expresado su sentir sobre la academia latina de las artes y la grabación que otorga los premios Latin Grammys. Y aunque no le gusta perturbar su dieta mental consumiendo cosas que probablemente no sean nutritivas para su mente, no pudo evitar estar al tanto de la controversia entre el intérprete de "Si necesitas reggaetón dale", y el puertorriqueño René Pérez 'Residente'.

"Los números no mienten. Creo que los dos tienen puntos muy válidos", comentó. "A menudo les damos mucha validez a los premios porque curiosamente, cuando eres músico, te dicen que no eres músico de verdad si no tienes un Grammy. Sí hay un cambio, un trato diferente, un acceso distinto. Hay una seriedad. Aparte…una nominación hace que un booker los tome más en serio, se los lleve a una gira y ellos tengan dinero para regresar a casa y darle de comer a su familia. Eso es bien cierto…Pero también hay hot dogs con estrellas Michelín en el mundo".

Afortunadamente, la cantante tiene varias estatuillas de oro bajo el brazo, y probablemente esa "seriedad" la llevó a cumplir uno de sus sueños.

Antes de lanzar su carrera como cantante, Carla solía visitar una conocida tienda de música para probar instrumentos, y fue ahí donde se terminó de enamorar de la que ha sido su cómplice poni´´éndole ritmo a sus vivencias: su fiel guitarra. Ahora, la prestigiosa marca Fender celebra el Mes de la Herencia Hispana, compartiendo el nuevo logro de la intérprete en una íntima conversación sin límites sobre su trabajo, cultura y el creciente problema social de salud mental, que ella misma ha sufrido con su ansiedad.

"Me siento muy honrada y muy contenta que Fender quiera colaborar conmigo y que tenga este interés genuino porque yo toco la guitarra desde hace mucho tiempo", comentó. "Los latinos usamos mucho las guitarras, creo que es lo que más usamos en nuestra música. Todas las canciones empiezan con la guitarra en la sala de la casa. Creo que es superimportante que también las nuevas generaciones se den cuenta [de esta tradición] y que mantengan esta presencia que es parte de nuestra cultura".

Ve el vídeo aquí: