La actriz se sinceró y habló abiertamente de la tortura que le ha tocado vivir desde el nacimiento de su hijita. "Me traumé, me frustré, lloré, peleé, pataleé".

Anuncio

Tiene 4 millones de seguidores en Instagram, muchos de ellos mujeres. Y es que Ximena Duque siempre ha tenido un objetivo claro, compartir sus experiencias como madre, mujer y esposa con todas esas guerreras de la vida que enfrentan situaciones complicadas.

En esta ocasión, la empresaria y actriz abrió de nuevo su corazón para compartir algo muy personal y "un tema muy delicado" que ocurrió tras el nacimiento de Skye.

Los dolores de la cesárea y todo lo que vino después fueron tan grandes que fue dar a luz y quedarse dormida. No podía ni levantarse por la falta de fuerza, así que tocaba recuperarse para poder atender a su hija. "Tenía que ponerme fuerte porque si yo no estoy fuerte para mi hija, ¿quién va a estarlo?", relató en una serie de historias de IG.

En esas primeras horas no pudo amamantar a su bebé y, después, cuando quiso ya era demasiado tarde. La pequeña no quería y lo escupía. "Mi teoría es que ella probó primero el tete y es mucho más fácil tomar leche de una botella, se acostumbró y ella no quiere hacer el trabajo de chupar el pezón, punto", explicó con cierta tristeza.

ximena duque primera foto bebe skye
Credit: ximena duque instagram

Reconoce que la situación le afecto porque "añoraba darle el pecho a Skye", pero no le quedó más remedio que aceptarlo. Estas cosas pasan, son naturales y tocaba asumirlo. Lo peor llegaría después, cuando intentó sacar la leche de sus senos y tampoco le fue posible.

"No me salía", explicó. "Me traumé, me frustré, lloré, peleé, pataleé, hasta que dije, 'ya no más, Ximena no te tortures más'". Las razones por las que no pudo pueden ser infinitas, entre otras, el haber padecido la COVID-19. Fuera lo que fuese, no tiene sentido darle más vueltas ni hacer un drama de ello.

Le hubiera encantado hacerlo, pero no pudo ser. "Veo fotos de mujeres dando pecho y no les voy a negar se me viene la lágrima porque era algo que yo quería", dijo visiblemente emocionada.

Para terminar su testimonio, Ximena pidió a sus seguidoras que pasan por algo parecido que no se torturaran ni permitieran que les afectaran las críticas o juicios de valor de otras personas por no amamantar.

"Uno tiene que escuchar el cuerpo... Hay mujeres que pueden amamantar durante meses y meses, qué rico, pero hay otras a las que no se nos da, y está bien, no les dé pena ni miedo, el que juzgue que juzgue, la persona que te juzga no merece estar en tu vida", concluyó.

Lo importante es que su hijita Skye está fuerte, sana y feliz y ese es el mayor regalo para cualquier madre. Gracias, Ximena, por compartir este importante testimonio que seguro ayuda y sirve a muchas mujeres.