El espíritu y las enseñanzas de su marido están muy presentes en la viuda de Kobe Bryant. Quedó muy claro mientras regañaba a su pequeña cuando ésta quiso desobedecer a mamá.

Por Nuria Domenech
Agosto 27, 2020
Anuncio

¡Nos derretimos con los videos que compartió Vanessa Bryant y su tierna pelea con su pequeña Bianka! En una escena de lo más entrañable, la viuda de Kobe Bryant mostró en un clip cómo regañaba a su hijita de tres años, quien quería desobedecer las instrucciones de su mamá.

Las palabras que usó la joven viuda para hacerlo, mostraban el espíritu que su esposo inculcó al mundo: que uno no puede rendirse. Sentirle tan presente en las palabras de Vanessa educando a su hija, nos llegó al corazón.

Todo comenzó cuando esta heroica mamá, quien perdió de una vez a su esposo y a su segunda hija Gianna en un fatídico accidente de helicóptero el pasado mes de enero, trataba de enseñar a una terca Bianka a manejar un flamante auto rosa de juguete, regalo de la cantante Ciara.

A la primera de cambio, la niña se cansó y se negó a continuar. “Ya me quiero ir”, dijo con cara de enojo mirando a su mamita. “No hasta que aprendas”, dijo una muy segura Vanessa.

“¿Por qué?”, protestó la niña poniendo un gesto de lo más simpático.

“Poco a poco...”, le aconsejaba paciente la viuda de Kobe.

“¡Me quiero salir!” gritaba su hija sin atender a razones, mientras desabrochaba su cinturón de seguridad.

Comprendimos que Vanessa comenzaba a perder la paciencia, cuando hizo algo que todas las mamás del mundo han hecho alguna vez antes de perder los nervios: llamarte por tu nombre compuesto.“¡Bianka Bella!”, advirtió. "¡Vamos!"

Instagram/ Vanessa Bryant

Todavía a regañadientes la pequeña quiso cambiar el plan, pero la esposa de Kobe le aseguró: “No puedes rendirte”, unas palabras que eran el lema de su difunto esposo y una frase que seguro ella se repite cada mañana al abrir los ojos, durante todos estos meses todavía tan cercanos a la inesperada tragedia que cambiaría su vida para siempre: No puedes rendirte.

Ante los temores de chocar el carro de la nena, su persistente mamá le aseguró que ella estaría velando por ella y que nada malo le sucedería.

Bianka Bella Bryant terminó por volver a ajustarse el cinturón y ante las porras que le echaba su mami, comenzó a manejar: “¡Vamos, vamos, vamos! ¡Pisa el acelerador!”, decía la viuda de Kobe, quien terminó consiguiendo que su hija se sintiera segura, fuera obediente y lograra cumplir el objetivo que comenzó.

¡Bravo por Vanessa Bryant! Donde quiera que esté, Kobe ha de sentirse muy orgulloso de ella.