LIVE

DIGITAL COVER: Sherlyn abre en exclusiva las puertas de su casa

En medio de la pandemia del coronavirus, Sherlyn abrió a People en Español las puertas de su casa al sur de Ciudad de México donde, por primera vez y junto a su primogénito André, posó para nuestra portada digital

Durante sus nueve meses de embarazo, Sherlyn hizo de todo para estar más que lista para recibir a su hijo André por medio de parto natural. “Me preparé mucho. La maternidad la tomé con mucha seriedad”, cuenta la actriz mexicana de 35 años. “[Tomé un] curso de psicoprofilaxis, respiración; todas las clases me las tomé”. 

Pero las técnicas y conocimientos aprendidos quedaron en el olvido en el momento que le iniciaron las contracciones y Sherlyn puso un pie en el hospital. “Mi doctor me dijo: ‘Hay que [cambiar] planes. No se trata de lo que tú quieras. Si tú tomas esa decisión [de tener un parto natural], no me hago [responsable si] André tiene un daño cerebral; sus signos vitales están bajando y tenemos que actuar’”, recuerda la hoy madre primeriza mientras mece a su bebé en brazos. “No me lo pensé dos segundos. Lo único que pensaba camino al quirófano fue: '¡Padre, por favor, sálvale la vida a mi hijo!'". Y agrega: “Ahora que lo veo, me dan unas ganas de llorar de amor. Le doy gracias a Dios por este muñequillo”.  

Foto y video Ciro Gutierrez/cirogutierrez.com/ Producción digital: Andrés Beligoy

Dos meses después de la llegada de André —y de estar en el ojo del huracán tras compartir que había concebido a su hijo a través de una inseminación artificial en Nueva York— Sherlyn le abrió las puertas de su casa al sur de Ciudad de México a People En Español y, en exclusiva, mostró el cuarto de su hijo. La también cantante relata cómo es su nueva vida de madre soltera en medio de la pandemia del coronavirus, sus planes futuros y el anhelo de darle una hermanita a André.  

Sherlyn y André - Digital Cover
Credit: Ciro Gutiérrez para People en Español

¿Cómo te encuentras después de convertirte en madre? 

Físicamente estoy desvelada, cansada, pero estoy contenta. Ahora me dedico a contar sonrisas de mi hijo. Mi bebé es un pandemial, nació en el pico más alto en México y ser mamá en época de pandemia no ha sido fácil. No me lo esperaba. Cuando empecé a escuchar del coronavirus pensé que era un ratito, nunca pensé que nos iba a cambiar la vida tan drásticamente al mundo entero; y vinieron muchos miedos.  

[Mi bebé] no ha podido abrazar a casi nadie. No ha conocido a gente que me gustaría que conociera. Pero al mismo tiempo he tenido mucha intimidad con mi hijo. He aprendido a conocerlo. Esto me ha dado la oportunidad de estar en casa y me lo he disfrutado mucho. 

Tendremos que mudarnos de casa eventualmente. Quiero que mi hijo tenga un espacio y un jardín, pero ahora todo lo que he hecho ha sido para él y su comodidad. 

Sherlyn junto a su hijo André en Ciudad de México

¿Cómo fue la llegada de André? 

Me preparé mucho [para tener un parto natural]. La maternidad la tomé con mucha seriedad. [Tomé un] curso de psicoprofilaxis, respiración; todas las clases me las tomé. Llegué al hospital. Mi hermana estuvo de doula conmigo, pero a la hora que íbamos al hospital el dolor era imposible. Me pusieron la [anestesia] epidural y me dijeron que iba todo increíble. De pronto, llegaron muchos doctores muy guapos, con sus batas, muy de película y [yo] les decía: 'Parecen de serie gringa'.  

Llegó mi doctor y me dijo: 'Sherlyn, hay que [cambiar] planes'. Yo estaba aferrada, incluso le dije: 'Vine por un parto y un parto voy a tener'. Y me dijo: 'Ahorita no se trata de lo que tú quieras; se trata de la salud y de la vida de André. Si tú tomas esa decisión, no me hago [responsable si] André tiene un daño cerebral; sus signos vitales están bajando y tenemos que actuar'.  

Me cambiaron de la cama en donde estaba al quirófano. Mi mamá estuvo conmigo todo el tiempo. [Hoy] al ver el video de cuando sale André [de mi vientre por medio de una cesárea] me hace regresar a ese momento, el miedo de lo que tú más amas en tu vida puede dejar de estar. Mi mamá me dice que el miedo más grande para ella era de que yo dejara de estar. Claro, cada quien ve por [su hijo]. 

Lo primero que pensé es 'quiero que mi hijo esté bien y sano'. No puedes arriesgar la vida de tu bebé por aferrarte a un plan. No me lo pensé dos segundos. Lo único que pensaba camino al quirófano fue: '¡Padre, por favor, sálvale la vida a mi hijo!'. 

Ahora que lo veo, me dan unas ganas de llorar de amor. Es mío y no puedo creer que esté aquí. Le doy gracias a Dios por este muñequillo.  

El problema fue que el cordón de André se necrosó. Él venía muy grande y a la hora de la realidad André pesó dos kilos y medio y medía 51 centímetros —un niño muy largo pero muy bajo de peso. Siempre estuve comprometida a darle de comer yo misma. No quería darle fórmula y lo logramos, gracias a mi asesora de lactancia que a través de FaceTime y Zoom [me enseñó]. 

Sherlyn y André - Digital Cover
Credit: Ciro Gutiérrez para People en Español

¿Cómo es un día para ti después de la llegada de André? 

Me acuesto como a las once de la noche, que es la última vez que le doy de comer. A las cuatro de la mañana se levanta y le vuelvo a dar de comer. Come casi dormido y aprovecho para leer un rato, checar Twitter, Instagram porque en el día he abandonado mucho las redes por el bebé. Después se levanta entre siete y ocho de la mañana y nos despertamos para hacer cosas. Y como a las diez me pongo a hacer home office [y trabajo en asuntos de] mis restaurantes. 

Todo lo haces sola, ¿por qué no tienes ayuda? 

Tenía pensado tener una enfermera conmigo todo el tiempo que me ayudara, y después una nana. Pero después de la pandemia, la vida de quien más amas no la puedes exponer —y yo valoro mucho ver a mi hijo sano. Entonces nos lo aventamos todo mi mamá y yo. Mi mamá [que vive a unos minutos de mi casa] cuando me tengo que meter a bañar, es de 'mami, cuídame por favor a André'. No he tenido un baño largo desde que nació. Te bañas como se puede. 

En mis días normales, cuando él se queda dormido me quedo dormida con él. Me gusta la cercanía y pues comes cuando hay tiempo, vas al baño cuando se puede.  

Es una etapa de muchas primeras veces. Hoy por ejemplo, es la primera vez que me [bañé] con él en la regadera. Fue una experiencia increíble. Es siempre ir descubriéndote como mamá, con una fuerza que no creías que había. Se te quitan como muchos miedos. 

Sherlyn y André - Digital Cover
Credit: Ciro Gutiérrez para People en Español

¿Cómo recuperaste tu peso? 

[Por la] lactancia, darle leche materna exclusiva. No he hecho mucho ejercicio. Me hicieron una cesárea y tuve que esperar los cuarenta días de recuperación. El único ejercicio que hago es cargar a mi hijo, bailarle, arrullarlo. No he cambiado mi alimentación, pero la lactancia es una maravilla para el bebé y la mamá.  

Invito a la gente a que se haga un espacio. La mayoría de la gente que deja la lactancia es por regresar al trabajo; entonces quiero invitarlos para que [hagan lo posible para que] las mamás puedan tener ese tiempo de practicar la lactancia con el bebé. 

¿Quieres tener otro bebé? 

Me encantaría. Pero creo que no me puedo tardar mucho porque la energía y la entrega que requieren los bebés es [fuerte]. Le daría un año o un año y medio para tener otro hijo. Me gusta mi etapa de mamá. No tengo otro sueño grande por cumplir; lo que venga que la vida me sorprenda. 

¿Quieres tener una niña? 

Sí, quiero tener una niña aunque haciéndola de la misma forma que André no tienes control del [sexo]. Tendría que hacerlo [con una fecundación] in vitro, pero quiero relajarme y que sea lo que tiene que ser. 

Sherlyn y Andre
Credit: Ciro Gutiérrez para People en Español

¿La engendrarías de la misma manera o estás abierta a tenerla en pareja? 

Estoy totalmente abierta al amor, pero siendo muy realista vamos a seguir un tiempo en pandemia. Tener una relación implica salir, conocerse, ir al cine, ir de viaje y no se puede. Creo que va a ser un tiempo complicado para los solteros encontrar pareja. Si se puede en pareja, bien. Si no, recurriría al mismo método porque creo que está increíble tomar acciones sobre tu vida y tu bebé y no estar esperando a que aparezca esa persona. Si aparece, qué maravilla. 

Eventualmente me gustaría volver a casarme y hacer una familia, solo que el orden es distinto. La familia somos André y yo y siempre será bienvenido alguien más. Ahorita estoy planeando [ser] la mejor versión como mamá para André porque es la única realidad que tengo hoy y ya iremos viendo más adelante. 

¿Qué cualidades te gustaría que tuviera una pareja? 

Que sea alguien tan completo como yo, igual de pleno. Ya no voy a estar dispuesta a completar a alguien o que alguien me ande llenando vacíos. Quiero alguien entero, que no venga en cachitos porque estoy muy hecha ahora. Me hago totalmente responsable de las decisiones incorrectas que he tomado en mi vida porque tenía vacíos. Ahora que estoy contenta y plena tengo a mi alma gemela.  

Sherlyn y André - Digital Cover
Credit: Ciro Gutiérrez para People en Español

Además de actriz y conductora, también eres empresaria… 

Creo que en el tema de ser mamá soltera o mamá a cargo como se le quiera llamar —porque el soltera se te quita en el momento que tienes una pareja— sí tienes que tener previsto el tema económico. La escuela cuesta, llevarlo de vacaciones cuesta, que tenga una vida como la que he tenido cuenta.  

He sido buena para mis finanzas y hoy en día claro que me pesa dejar de trabajar [ante las cámaras por la pandemia]. Tenemos [mis socias y yo] dos restaurantes aquí en Ciudad de México, es un pink concept. Es un sueño que cumplí: está lleno de niñas que van a tomarse fotos, malteadas y pasteles. Tenemos enchiladas rosas, hot cakes rosas. Es pet-friendly.  

Siempre has viajado, ahora te detuviste por André y la pandemia… 

Siempre he querido ir a India, a Australia; eran mis lugares pendientes. Dios me preparó todo para que esos viajes, los más esperados, los hiciera de la mano del amor de mi vida. Nos faltan muchos lugares por ver y descubrir. Quiero llevarlo a Londres a que vea los museos. 

André tiene su cuenta en Instagram y ha tenido mucho éxito. ¿Te gustaría que fuera actor? 

Quiero que sea lo que él quiera ser. Quiero que sea feliz y punto. Quiero que sea un niño bueno, un caballero. Que sea el hombre que si tuvieras una hija te gustaría que él se casara con ella y eso lo hacemos las mamás. Nosotras educamos a los patanes, a los misóginos o a los caballeros y a los príncipes.  

¿Cómo has logrado que no te afecten los comentarios negativos por tu decisión de concebir a tu hijo a través de la inseminación artificial? 

Ha sido difícil, sí, porque por más certeza que tengas, es tanto el ruido que te descoloca. Creo que lo importante es que el ruido de afuera no interfiera con la paz de adentro. No me engancho. Ha sido mediáticamente duro. Pero tenía un proyecto más importante que era mi hijo y no podía perder el tiempo metiéndome en una energía baja. Me enfoqué en ese tiempo en hacer mucha meditación. 

Mi casa vibra alto y me dijeron algo muy importante: que los niños están metido en tu energía de los cero a siete años. Si tú estás triste, ellos piensan que es su energía. Es una responsabilidad grande. Quiero que André así como lo veo sonreír, así quiero que sea siempre. Quiero que sea un niño pleno. 

¿Qué es lo que estás haciendo para tener una buena energía? 

Estoy haciendo quantum healing [sanación cuántica], hago meditación, sanación con manos. De la mano de eso escribo mucho, pinto mandalas y eso te relaja y aprendes a conectarte con las emociones.  

¿Qué planes tienes en lo profesional

Cuando se termine esto volveré al teatro con Sebastián Rulli, José Ron. [La obra] se llama Divorciémonos mi amor. Con todo el coronavirus no te puedes arriesgar a [contagiarte]. Estoy escribiendo también un cuento para André y otros niños para explicarles los distintos tipos de familia que hay.