Hospitales de varios estados del país están obsequiando cajas de cartón para que duerman los bebés como parte de un programa para evitar el Síndrome de Muerte Infantil Súbita.

Por Celeste Rodas de Juárez
Marzo 14, 2017
Anuncio

Usar cajas de cartón como cunas para dormir a los bebés está cobrando gran popularidad, todo gracias a que éstas pueden ayudar a evitar una muerte repentina entre recién nacidos mientras duermen.

Baby Box Co., una compañía basada en Los Ángeles, se está asociando con distintos hospitales de Estados Unidos para regalarle a los nuevos padres estas cajas que vienen con su respectivo colchoncito y contienen regalos para su bebé valorados en $150. A cambio, los papás se comprometen a ver un video educativo que dura quince minutos.

El video, que puede ser visto por Internet, les da consejos sobre cómo evitar una muerte repentina en sus recién nacidos. Entre esos consejos están que no duerman con ellos en sus camas, que los ayuden a dormir sobre su espaldita y no sobre su estómago y que no les coloquen juguetes cerca cuando van a dormir —hábitos que han sido vinculados al Síndrome de Muerte Infantil Súbita en bebés menores de un año.

Este síndrome, también conocido como SIDS por sus siglas en inglés, le cobró en el 2015 la vida a unos 3,700 bebés en este país, según el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos.

La idea de obsequiarle una caja a los futuros papás surgió en Finlandia, país donde se lanzó este programa en 1949 y se redujo drásticamente la taza de mortalidad infantil.

Ahora Estados Unidos quiere seguir sus pasos y en enero New Jersey se convirtió en el primer estado en adoptarlo, distribuyendo 105,000 cajas para bebés. Recientemente hospitales de Ohio, Texas y Pennsylvania se han unido a la iniciativa.

Las cajas en sí no son una especie de “salvavidas” infantil. “Realmente no pensamos que esto en sí mismo va a detener las muertes relacionadas con el sueño infantil”, aclaró Celina Cunana, una de las fundadoras del programa Babies Need Boxes, en Ohio. “Pero es una manera que tenemos de darle a los padres la educación y las herramientas para reducir las probabilidades (de que esto suceda), para ayudarles a tener éxito “.