La feliz mamá por fin tiene en sus brazos a su cuarto hijo que llegaba al mundo este viernes a través de una mamá surrogada.

By Teresa Aranguez
May 10, 2019 12:18 PM

Lo han vuelto a hacer y ¡a su manera! Kim Kardashian y Kanye West ya son felices padres de su cuarto hijo, un precioso varoncito que ha nacido de una madre surrogada. La pareja forma así la familia numerosa que tanto habían soñado. "¡Ya está aquí y es perfecto!", ha escrito la orgullosa mamá en un mensaje de Twitter.

Todo comenzaba con el anuncio de Kourtney Kardashian en el programa de Ellen D'generes de que el pequeño ya venía en camino. En una entrevista de la periodista con su mamá Kris Jenner, la hermana mayor irrumpía en plató para avisar del parto.

La abuela no pudo contener la emoción ante tan buena noticia. "¿Qué? ¿Y qué hacemos aquí?", bromeó la reina madre que además fue sorprendida en el set con la llegada de seis de sus preciosos nietos.

Kim se encontraba en el hospital donde después nacería el que se convierte en su cuarto hijo, otro niño que vuelve a alegrar sus vidas. Durante la emisión del programa Kris reconoció que para ella estar embarazada seis veces fue una bendición, una experiencia que, en cambio, a su hija kim no gustó nada.

"Yo amé el proceso de estar embarazada, por eso lo hice seis veces. O lo amas o lo odias, y Kim lo odió", expresó la feliz abuela. Es por ello que ha recurrido una vez más a la surrogación con el fin de no pasar por la transformación física que en su caso no fue todo lo agradable que hubiese querido.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Hace apenas unos días la familia al completo celebraba el baby shower del pequeño tal y como pudimos ver en su reality Keeping Up with the Kardashians, donde lo faltó de nada. También Kanye compartió un bellísimo mensaje con la llegada de su cuarto heredero que decía así:

"Esta es tu vida, casado y con cuatro hijos, sacas a gente de la cárcel, portada de Vogue, vas a misa cada semana. Los sueños se hacen realidad", añadió feliz. Sólo nos queda dar la enhorabuena a los papis y la bienvenida al chiquitín, al que North, Saint y Chicago esperan impacientes en casa.

Advertisement