LIVE

Por primera vez Nacho y su pareja Melany Mille hablan sobre la llegada de su hija Mya y de cómo han logrado sortear las críticas negativas sobre su relación.

Por Carole Joseph
Marzo 25, 2021
Anuncio
Nacho y Melany - Digital Cover
Credit: Guillermo Felizola

En medio del ojo de un huracán mediático y de una pandemia, el cantante venezolano Nacho y su compatriota, la modelo y presentadora Melany Mille, dieron la bienvenida a su hija Mya Michelle Mendoza Mille. "Sería falso de mi parte decirte que no me [afectaron las críticas], mi personalidad es bastante sensible", confiesa Mille, quien por primera vez y en exclusiva habla abiertamente sobre su maternidad y su relación con Nacho, que algunos censuraron. "Pero en ese momento, mi conexión con Dios fue grande. Tenía un nivel espiritual que no me permitía que las cosas me afectaran".

El apoyo de su pareja —que le aconsejaba que se pusiera un galón de mantequilla en el cuerpo para que todo le resbalara— fue esencial. "Trataba todo el tiempo de estar ahí para ella, de demostrarle que esas personas que se referían a ella de manera despectiva o a mí de manera despectiva lo hacían porque son personas que quizá tienen una realidad muy vacía. Una realidad muy atormentada", dice el intérprete que fue duramente criticado por dar a conocer su relación con Mille un mes después de anunciar que se separaba de su entonces esposa Inger Devera. "Nosotros tenemos que estar agradecidos con Dios por tener la vida linda que tenemos en todos los aspectos: las bendiciones en materia laboral, en términos económicos, en el asunto de pareja, cómo nos estamos llevando".

Contrario a muchos, los papás de Mya crearon un vinculo más estrecho al estar encerrados durante meses en su casa en la isla de Margarita, en Venezuela. "Aprendí a través de [Melany] que los planes de Dios son perfectos. Ella también era una mujer muy libre. Empezó a vivir con una pareja. Aparte [estaba] embarazada, [tuvo] la  fuerza de entender que los hombres no tenemos esa capacidad mental y espiritual que la mujer tiene por naturaleza", dice admirado el cantante cuyo nombre de pila es Miguel Ignacio Mendoza y quien estuvo a punto de caer en depresión en un momento de encierro por la pandemia. "Me gusta ser sincero, los seres humanos somos vulnerables de mil maneras. No tenía contacto con mis productores, sentía que musicalmente estaba preso. Puedo estar muy enamorado y muy contento con la bebé, pero somos seres humanos".

De hecho Mya —cuyo nombre significa la elegida de Dios—  trajo la torta bajo el brazo. "Cuando me enfoqué más en el embarazo no leía; bloqueaba y seguía porque no podía dejar a un lado las redes porque estábamos en momentos de pandemia en donde tenía que estar en comunicación con mis compañeros, mis amigos, y todo es a través de las redes", cuenta Mille. "Gracias a Dios, porque se lo agradezco todos los días, por haber tenido al tipo de hombre que tengo en este momento porque quizá otro no me hubiera dado tanta fortaleza, quizá otro me hubiera hundido más o simplemente [hubiera]  ignorado mi malestar por esta situación. Y Miguel siempre estuvo ahí. [Me decía:] 'Ignóralo, en el momento en que ya lo ignores todo el malestar va a desaparecer', y fue así".

Por eso, la pareja decidió compartir en exclusiva con People en Español esa paz y felicidad que están experimentando acompañados de su hija Mya, quien próximamente conocerá a sus cuatro hermanos de parte de padre: Diego, Miguel, Santiago y Matías.

Nacho y Melany - Digital Cover
Credit: Guillermo Felizola

¿Por qué decidieron nombrar a su bebé Mya?

Melany:  La bebé está grandísima, bellísima y superinquieta. Tiene ganas de hablar, caminar de hacer muchísimas cosas y estamos poco a poco con ella creciendo. Queríamos un nombre con 'm' por  [los nombres de] ambos, pero la propuesta de Miguel es que se llamara Melany Michelle y yo no quería que fuese como el mío. Luego en Argentina junto a mi mami y hermana estuvimos debatiendo y Mia nos gustó y al consultar con Miguel estuvo de acuerdo, conservando el Michelle que siempre ha sido el nombre que pensó para su primera hija. Luego Miguel y yo debatimos si el nombre debía llevar o no acento en la 'i' al escribirlo, y así fue como finalmente decidimos que fuese con 'y' y pueda pronunciarse Mia en español o Maya en inglés. Pensé en Mia porque además de ser [con] 'm', su origen es hebreo y significa la elegida de Dios. Ahora nuestra bebe es 4 'm' y eso le resulta muy curioso a todos. Mya Michelle Mendoza Mille.

¿Qué es lo que aprendieron durante la pandemia?

M: Lo que aprendimos en la pandemia fue a cocinar (risas).

Nacho: Nos tocaron tres meses dentro de un apartamento sin salir. En Venezuela, en la isla de Margarita —es una isla paradisíaca— no podíamos tener acceso a las bellezas de la isla por estar encuartelados tanto tiempo. Entonces lo que hicimos fue un plan de alimentación y todos los días nos proponíamos a hacer nuevos platos. Hicimos dinámicas de entretenimiento y lo que más nos entretenía era estar en la cocina.

¿Los dos se metían a la cocina?

M: Sí, los dos. Llamábamos a nuestras mamás, nuestras hermanas para preguntarles cómo hacer ciertos platos, y la verdad era divertido.

¿Qué retos enfrentaron durante esos meses?

M: Siempre he sido una persona superactiva y trabajadora; he llegado a tener tres o cuatro trabajos desde  muy pequeña hasta estando en la universidad. De un momento a otro que te quedes sin hacer absolutamente nada [se me hizo] una situación bastante difícil y además estando embarazada, donde las hormonas se nos mezclan. Aparte de eso, [también fue difícil] con Miguel que tiene una personalidad bastante peculiar, siendo un artista que nunca paraba y que tenía tantos años en su vida montado en un avión o haciendo una cosa y otra todos los días de su vida, y de repente te meten un freno, [te dicen] no puedes salir de aquí.

Nacho y Melany - Digital Cover
Credit: Guillermo Felizola

¿Qué aprendiste de Melany?

N: Creo que primero lo fácil que se adaptó a una vida completamente distinta a la que venía viviendo; fue un cambio muy drástico que tomó con mucha madurez y mucha responsabilidad. Lo que aprendí a través de ella es que los planes de Dios son perfectos. Ella también era una mujer muy libre que tenía la posibilidad de hacer un montón de cosas. Ella empezó a vivir con una pareja —que no había tenido al oportunidad de vivir. Aparte [estaba] embarazada, [tuvo] la  fuerza de entender que los hombres no tenemos esa capacidad mental y espiritual que la mujer tiene por naturaleza.

Entender los cambios de humor de tu pareja y en vez de llevar tu humor a lo negativo más bien tratar de sacar a tu pareja de esos huecos emocionales en donde cae. Eso me ha hecho concientizarme que en los momentos que ella tenga ese tipo de bajones emocionales, entonces yo tengo que estar ahí para ella para brindarle la mano y sacarla de ahí y no echarle tierra dentro de esa fosa.

¿La pasaste mal?

N: Estuve muy cercano a deprimirme. Me gusta ser sincero, los seres humanos somos vulnerables de mil maneras. Estaba en Margarita y no tenía contacto con mis productores, sentía que musicalmente estaba preso, puedo estar muy enamorado y muy contento con la bebé, pero somos seres humano que tenemos trabajo.

Veía como la industria a pesar de la pandemia continuaba, y yo me preguntaba: '¿Oye, por qué la gente no está detenida como yo?, ¿por qué yo me detuve?'. Era difícil salir de la isla de Margarita. No hay manera de salir del lugar si no tienes el permiso gubernamental para hacerlo.

Creo que [Melany] me impulsó a seguir creyendo, a no caer en depresión. La sentí cerca. Gracias al apoyo de ella pude sobrellevar esa situación y pude entusiasmarme de nuevo.

Busqué productores en la isla, empecé a tener nuevos amigos. Empezamos a tener rutinas de hogar, ir al supermecado. Hice un estudio en el apartamento. Busqué a gente que estuviera en la isla que tuviera equipos. Fue de gran ayuda.

Nacho y Melany - Digital Cover
Credit: Guillermo Felizola

Y en medio del encierro llegó Mya...

M: [Es] maravilloso. A mí si bien es cierto me tocó un poquito complejo, no voy a decir difícil, pero complejo, apenas mi mamá llegó hace mes y medio al país. Gracias a Dios una de las hermanas de Miguel, una de sus hermanas mayores, me acompañó cuando nació la bebé para guiarme porque no tenía idea de absolutamente nada, típica mamá primeriza. Lo que más quiere [uno] en ese momento es a su mamá y yo no tuve ese privilegio.

Me fui adaptando poco a poquito, [Mya] es un ser maravilloso. Miguel siempre dice que es un ser bastante particular. No lloraba, no se quejaba, era tan buena, sigue siendo buena. Se porta tan bien que todo me lo ha hecho muchísimo más fácil y sencillo.

Yo estoy superenamorada de ella. Las cosas pasan cuando tienen que pasar y los bebés llegan cuando Dios lo decide. Y Miguel super chocho.

N: Estoy chocho, chocho aquí en Venezuela es como enternecido. No había tenido la oportunidad de compartir en el crecimiento y desarrollo de una niña. Es un poquito más complejo y enternecedor. Y la delicadeza es distinta, el trato es distinto.

Melany, tuviste un embarazo no solo en medio de pandemia, también en medio de un huracán mediático por tu relación con Nacho.

M: Sería falso de mi parte decirte que no me [afectaron las críticas], mi personalidad es bastante sensible. Pero en ese momento, mi conexión con Dios fue tan grande. Tenía un nivel espiritual que no me permitía que las cosas me afectaran.

Siempre me mantuve en una posición de calma y de [tener la] conciencia muy tranquila. Cuando [uno] está tranquilo con sus acciones y sabes que no le has hecho nada, absolutamente a nadie, no tienes que dejar de dormir y no tiene que afectarte lo que diga gente.

Creo que principalmente fue Dios mi gran ayuda y sigue siéndolo. Y siempre he pensado que las cosas que consideramos negativas no vienen para hundirnos, vienen para fortalecernos y para dejarnos una enseñanza, para hacernos crecer como seres humanos.

Todo ese episodio turbulento que nosotros vivimos lo que nos ha hecho es crecer muchísimo como personas, unirnos.

Nacho y Melany - Digital Cover
Credit: Guillermo Felizola

¿Cómo te afectó a ti Nacho?

N: Trataba todo el tiempo de estar ahí para ella, de demostrarle que esas personas que se referían a ella de manera despectiva o a mí de manera despectiva lo hacían primero porque son personas que quizá tienen una realidad muy vacía. Una realidad muy atormentada y nosotros tenemos que estar agradecidos con Dios por tener la vida linda que tenemos en todos los aspectos: las bendiciones en materia laboral, en términos económicos, en el asunto de pareja, cómo nos estamos llevando.

Tratamos de fortalecernos a través del agradecimiento. Y de alguna manera disfrutar, no con una sonrisa, pero tratar de disfrutar de la fantasía de cada historia nueva sobre cómo había empezado nuestra relación. Sobre lo que tenía que haberse roto para haber armado esto, sobre situaciones que se alejaban muchísimo de la realidad. Todos los días era una nueva versión de los hechos. Y empezamos a apreciar al capacidad del mundo de ser escritores de novelas.

¿No veían las redes sociales?

N: La verdad que el que menos leía era yo, para serte sincero.

M: Siempre me aconsejaba Miguel, que ya tenía una cuerda larga de este tipo de escándalos de distintos temas donde la gente buscaba para criticarlo o juzgarlo, así que no le importaba tanto. Pero es primera vez que la gente me caía encima. Nunca tuve que ver con ese tipo de polémica trabajando en los medios de mi país y que lo recibiera justo en un momento tan vulnerable como lo era el embarazo [no fue fácil].

A veces me afectaba y decía: 'Wow cómo me puede criticar otra mujer que también tuvo hijos, y que también estuvo embarazada y que también sabe lo que puedo estar sintiendo sin conocer la verdad'.

Entraba en un dilema conmigo misma y siempre, gracias a Dios, porque se lo agradezco todos los días, por haber tenido al tipo de hombre que tengo en este momento porque quizá otro no me hubiera dado tanta fortaleza, quizá otro me hubiera hundido más o simplemente [hubiera] ignorado mi malestar por esta situación. Y Miguel siempre estuvo ahí. [Me decía]: 'Ignóralo, en el momento en que ya lo ignores todo el malestar va a desaparecer', y fue así.

Cuando me enfoqué más en el embarazo, no leía, bloqueaba y seguía porque no podía dejar a un lado las redes porque estábamos en momentos de pandemia en donde tenía que estar en comunicación con mis compañeros, mis amigos y todo es a través de las redes.

No solo fue bajarme el switch, de ya no me meto más en mi Instagram o Twitter, sino que no me afecte lo que leo. Hasta el sol de hoy ha sido así y ha sido una evolución maravillosa y además que cuando entendemos que las personas que juzgan, critican y señalan no están hablando de nosotros, están hablando de las carencias que tienen los como personas, [eso ayuda]. Están viéndose en un reflejo donde supuestamente nosotros estamos cometiendo un error, pero el error lo están viviendo en sus vidas.

Nacho y Melany - Digital Cover
Credit: Guillermo Felizola

¿Cómo ha sido su día a día con Mya?

N: Melany se para cada vez que la bebé lo pide. Ya le conoce el horario

M: No dejo que llore, por eso Miguel no se despierta. Me acuesto y la bebé está dormida, me levanto y la bebé sigue durmiendo.

N: Y en la mañana, gracias a Dios tenemos a una señora que nos ayuda aquí [en casa]. En la mañana podemos bajar y compartir la bebé con su abuela que nos está acompañando durante un tiempo. Pasamos el día en casa, todavía estamos semiencerrados. Estamos dedicados a vivir como pareja y padres.

¿Mya conoce a sus hermanos?

N: Ellos están muy contentos, pero obviamente son niños. Ellos no prestan tanta atención, pero tratan de hablar con ella por FaceTime. Creo que cuando se van a conectar con ella es en el momento en que puedan abrazarla.

M: Cuando puedan estar juntos.

N: Cuando puedan unirse y que puedan compartir momentos juntos. Es lo que quisiéramos y es lo que estamos trabajando [para] lograrlo a la brevedad posible. Yo nunca he sentido, ni siquiera con el nacimiento de Mya, preferencia por alguno de mis hijos; los amo y los adoro a todos por igual. Todos son importantes y los amo con la misma intensidad, los amo más cada día.

¿Qué te hizo enamorarte de Nacho?

M: No es Nacho, yo me enamoré de Miguel. Las redes sociales solo exponen una partecita de lo que son [como figuras públicas], pero la esencia de las personas para poder vivirlas tienes que estar con la persona y creo que Dios me dio la oportunidad de dejarnos en una situación en la que me di cuenta que verdaderamente era amor. Si no hubiera sido un sentimiento grande y bonito, se hubiese desmoronado [nuestra relación] y no tiene que ver con que estuviera embarazada porque cuántas mujeres no hemos visto que embarazadas se separan.

Esa sensibilidad de Miguel, esa parte humanitaria [me enamoró]. Se quita los zapatos a donde estemos para dárselos a quien no tiene. Eso me terminó de enamorar. Ya me había enamorado la forma de ser con sus hijos y su familia.

Cada día Miguel se acerca muchísimo más a Dios y eso me tiene por las nubes; cuando somos agradecidos se retribuye de una manera inmediata.

La gente me dice: 'Bueno, si tal vez no fuera Nacho, no te hubieras fijado en él; si no tuviera la fama o la posición económica', y yo pienso que no es así.

Estoy enamorada del ser humano.

Y a ti Nacho, ¿qué te enamoró de Melany?

M: Quiero saber... (risas). Piénsalo bien.

N: Innegablemente, el hombre empieza con los ojos. Para ser muy sincero. Pero yo he conocido a muchísimas chicas en mi vida, he tenido la oportunidad de compartir y analizar. Tampoco es que estoy tratando de sacarles con un succionador la esencia a la gente y tratar de descubrir lo que son. Pero creo que rápidamente me conecté con la espiritualidad de Melany.

Vi a una mujer que lo tiene todo para brillar físicamente, esa actitud de guerrera, [su sencillez] también me fue enganchando. Y después me empecé a encontrar con una persona que estaba muy conectada a Dios.

La relación con Dios que ella tiene y que ni siquiera yo tenía. Y me he acercado a la tranquilidad espiritual y mental, y de repente ella empezó a transmitirme eso. La empecé a ver serena, a ver que cualquier situación complicada o enredada que antes me convertía en un ser lleno de impulsos iracundos empecé aceptarlas como aprendizaje a través de ella.

¿Cuáles son tus proyectos profesionales Melany?

M: Comencé a hacer un recorrido de entrevistas, de siete capítulos con diferentes personajes margariteños que tienen proyectos desde chiquitos o que han llegado a trascender. Muchas personas tienen una historia que contar, quiero ocupar mi ventanita, mi canal de YouTube.

N: Pero ella no te ha terminado de contar, tiene la idea de hacer una línea de trajes de baño. Un vestido multiforma.

M: Yo lo estoy diseñando y el mismo vestido se convierte en 10 modelos.

N: Tiene que ser un éxito porque les va a ahorrar mucho dinero [a las mujeres]. Yo tengo mi línea de camisetas, de gorras, tengo una marca de agua en Venezuela, vamos a empezar con unos zapatos.

M: Estamos trabajando desde casa y atendiendo a Mya porque eso sí no me lo perdonaría.

N: Tengo mucha música, estoy trabajando sobretiempo. He logrado acumular canciones.  En septiembre haremos un concierto en Orlando. Yo estoy acostumbrado a generar economía en tours. Y esto [de la pandemia] cambia la industria a que se incline más al streaming. Estoy un poquito ansioso porque el mundo abra las puertas.