La actriz compartió un mensaje sobre la educación y crecimiento de su hijo que provocó todo tipo de reacciones. "Aquí todo el mundo me dice “pobre de tu hijo”".

Por Teresa Aranguez
Septiembre 19, 2020
Anuncio

Es difícil no verla sonreír y, en gran parte, se lo debe a su hijo Marcelo, el gran amor de su vida (junto con Danilo Carrera, ¡claro!). Michelle Renaud reconoce que no hay papel más importante en su vida que el de madre, por eso cuida y pone especial atención a la alimentación de su pequeño.

En un post en su perfil de Instagram, la actriz compartía los hábitos alimenticios de su hijo provocando un gran revuelo. A diferencia de la mayoría de niños de hoy en día, su chiquitín no come carne ni tampoco dulces. Dos reglas de oro que según la artista le hacen un niño no solo más saludable sino más despierto y energético.

"Mi hijo es vegano lo cual yo creo es lo que hace que sea un niño tan despierto y consciente ( porque su cuerpo siempre recibe alimentos benéficos y no toxinas y procesados que lo pongan a trabajar en una digestión más pesada)", detalló la feliz mamá.

A sus 3 añitos, tampoco toma azúcares artificiales que puedan ensuciar su sistema digestivo, haciéndolo así más fuerte y sano.  "Nada de dulces, aquí todo el mundo me dice “pobre de tu hijo” en mi experiencia con eso, Marcelo no necesita los dulces, el sabe que no son buenos y si llega a comer es uno cada mil años y temprano,los beneficios son que no hace berrinches nunca", prosigue.

Aunque muchos seguidores tomaron buena nota para sus hijos, otros no entendieron muy bien las decisiones de Michelle en este sentido y así se lo hicieron saber.

"Conozco muchos niños y niñas que NO SON VEGANOS y también son súper despierto y conscientes. Yo creo que no debes generalizar ni comparar", "Pues mis hijas comen dulces, no son veganas y no se duermen a las 7:30 ¡y aún así son súper despiertas e inteligentes! No puedes generalizar! ¡Lo que está bien según tú para tu hijo no es lo mismo para los demás!", le escribieron.

La protagonista de La reina soy yo también señaló lo importante de poner límites y horarios al pequeño, desde su corta edad son capaces de entender y asimilar estas rutinas que el día de mañana le ayudarán a tener una vida más ordenada y feliz. Madre e hijo comparten estos hábitos saludables y sus sonrisas son la mejor prueba de que les sientan de maravilla.