De acuerdo a múltiples fuentes, la esposa del príncipe Harry quiere contratar a una doula, algo que iría en contra del protocolo real.

By Mayra Mangal
February 05, 2019 11:04 AM

A poco más de dos meses de dar a luz Meghan Markle está acelerando los preparativos para la llegada de su primer hijo con el príncipe Harry. Y mientras se alista su nueva casa en Frogomore Cottage en la campiña inglesa, la duquesa de Sussex ha tomado una polémica decisión respecto a su parto que rompería, una vez más, con el estricto protocolo de la familia real británica.

¿Y en qué consiste su nuevo gesto de rebeldía? Según fuentes británicas Meghan ha contratado a una doula para asistirla al momento de dar a luz. Dicha persona brinda apoyo a la mujer durante el alumbramiento y según el diario británico The Sun, los royals británicos no han contratado a una asistente de este tipo en siglos.

Y la cosa va muy en serio pues de hecho la revista Vanity Fair señala que la supuesta elegida para ocupar este delicado papel ha sido Lauren Mishcon. Dicha doula está basada al norte de Londres y que está casada con el nieto de Lord Mischon, quien fue el abogado que representó a la desaparecida princesa Diana de Gales en su proceso de divorcio del príncipe Carlos.

Jon Bond - WPA Pool/Getty Images

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Este no es el único paso inusual que ha dado la exactriz, quien como buena californiana quiere que su bebé nazca de la forma más natural y sana posibles. De acuerdo con la mencionada publicación, Meghan estaría aprendiendo la técnica de la hipnosis en el parto, que involucra técnicas especiales de respiración y que aliviarían sus dolores.

“Meg quiere un parto natural dentro de lo posible. Su mamá está muy metida en todo lo que es la salud natural y holística”, asegura una fuente a Vanity Fair. “El haber sido criada con yoga y [meditación] trascendental es algo que forma parte del plan de parto de Meghan”.

Por si esto fuera poco, se asegura que Meghan ha contratado los servicios de Ross Barr, una especialista en acupuntura que la asistirá en su tercer trimestre de embarazo. “Meghan ha tenido sesiones regulares de acupuntura para ayudarla a relajarse y distraerse. Es una magnífica forma de ayudar a la circulación sanguínea y mejorar la circulación hacia el útero”, continuó dicha persona. “Ella planea usar acupuntura hasta el final”. ¿Qué pensará la reina?

 

 

Advertisement


EDIT POST