October 20, 2018 10:18 AM

Ahora que ya ha hecho público el secreto más esperado de todos, Meghan Markle presume de su pancita con más alegría y orgullo que nunca. Durante su estancia en Australia, desde donde se hizo el anuncio, ha ofrecido algunas de las imágenes más entrañables y emotivas de su estado de buena esperanza.

Durante una romántica caminata con su marido, el príncipe Harry, por la playa Bondi beach de Sidney, la duquesa de Sussex no dejó de sonreír y acarició su pancita con una felicidad infinita. Como era de esperar, incluso con la curvita incipiente, Meghan se convirtió, una vez más, en una de las mujeres más elegantes.

Para la ocasión, la futura mamá lució un maxivestido de tirantes de Martin Grant, unos zapatos de plataforma de Castaner y un precioso collar de flores naturales que resaltaba aún más su belleza natural.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Según el sitio E! Online Meghan le dijo a Charlotte Waverley cómo se sentía en sus primeras semanas del embarazo. “Me contó que era como tener jet lag“, explicó a los reporteros que le preguntaron de su encuentro. “Dijo que estaba despierta a as 4.30 de esta mañana haciendo yoga en su habitación porque no podía dormir”, añadió.

Pero sin duda, el mejor complemento de la que fuera actriz durante esta primera visita oficial a Australia fue su sonrisa, la cual no desapareció de su rostro en ningún momento. Las atenciones de su marido y sus miradas de compicidad fueron otro de los grandes protagonistas de este viaje tan especial, que supone el primero en su gira internacional.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST