Un juez en México emitió este martes una sentencia para poner punto final al pleito legal entre ambos actores por los cuidados de su hijo Matías.

By Mayra Mangal
October 30, 2018 04:35 PM

El dramático, prolongado, complicado y mediático pleito legal de Julián Gil y Marjorie de Sousa por su hijo Matías ha llegado a su conclusión en los tribunales con la sentencia final dada a conocer este martes por un juez de Ciudad de México, en la que se establecen los términos de la pensión, régimen de visitas, guardia y custodia del hijo de 1 año de la expareja.

Entre otras cuestiones, el juez decidió establecer en un 20% de sus ingresos la pensión alimenticia que deberá pagar a partir de ahora el actor de origen argentino, muy por encima del 4% que había solicitado al tribunal.

Asimismo, como se esperaba, confirma que la custodia del menor sigue recayendo, como hasta ahora, en la actriz venezolana de 38 años, quien en un comunicado enviado a People en Español dijo sentirse reivindicada por el resultado de este “penoso proceso” y calificaba de “justo” el fallo del juez en el asunto de la pensión.

“Agradezco sinceramente a todos los que se han preocupado por Matias durante todo este proceso”, exclamó la rubia protagonista de la telenovela Detrás del muro (Telemundo) en su comunicado.

Por su parte, Gil también se felicitó por el fin del pleito en los juzgados.  “Estoy muy feliz de poder reencontrarme con mi hijo Matías después de más de 500 días sin poder tener una sana convivencia, ahora si nadie nos podrá separar. Te amo hijo”, dijo en comunicado enviado a People en Español el protagonista de Por amar sin ley (Univision).

Mezcalent
Mezcalent

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La sentencia del juez también pone en claro el espinoso tema de las visitas paternales, que tantos momentos embarazosos han generado a lo largo de los meses que ha durado el caso.

A ese respecto, la sentencia ordena que Gil pueda encontrarse a su hijo el primer domingo de cada mes, entre las 11:00 horas a las 17:00 horas, fuera del centro de convivencia donde se producían hasta ahora esos encuentros. Eso sí, la entrega y recepción del menor se debe hacer en ese lugar y este debe estar acompañado y supervisado por las cuidadoras que lo atienden.

Ese régimen de visitas puede ampliarse con el paso del tiempo “a medida en la que se vayan fortaleciendo los vínculos paterno filiales” y “en virtud de la edad y madurez que vaya adquiriendo el niño”, reza el fallo, de acuerdo a Univision.

Advertisement