La actriz y presentadora contó que están teniendo especial cuidado con ella en plena crisis del coronavirus ya que se trata de una persona de riesgo.

Por Teresa Aranguez
Mayo 29, 2020
Anuncio

En medio de esta cuarentena, Maky y Juan Soler han tenido un cuidado muy especial con una de sus hijas, Mía. La joven nació con una condición llamada situs inversus totalis, que implica tener el corazón a la derecha y por tanto todos los órganos del cuerpo al revés.

Aunque no la padece en un grado grave, sí puede generar en ocasiones problemas respiratorios, lo que hace que en estos momentos de plena pandemia haya que tener especial cuidado. La actriz y presentadora ha estado muy pendiente de ella respetando cada fase para evitar cualquier tipo de contacto con el virus.

"Esto es una condición de la raza humana, lo que pasa es que antes no se podía ver a la gente por dentro, entonces no se sabía. Pero varias personas lo tienen y ahora lo saben por ultrasonidos", explicó al programa Ventaneando.

La adolescente de 15 años se encuentra perfectamente y hace vida normal sin ningún problema. Ella goza de plena salud pero se encuentra en la lista de personas de riesgo en caso de contraer la COVID-19.

"Por eso yo estoy un poco más precabida porque bueno, ella es una niña super sana, le hemos hecho mil estudios del sistema inmunológico y todo pero bueno, siempre es que te queda la dudita. Es como si fuera alérgica", explica en detalle para confirmar que la joven está perfecta.

Y deja algo muy claro. "No es una enfermedad es una condición, es como ser diestro o zurdo", comenta. Aunque es cierto que hay varios niveles en esa condición, el de Mía no es preocupante. "Mía lo tiene muy, muy leve. Tiene a veces moquitos y así, cuando era chiquita, ahora ya casi no".

A pesar de su separación, tanto Juan como Maky se mantienen muy unidos y con un propósito común, el bienestar de sus dos tesoros, sus hijas Mía y Azul, la benjamina.