La última foto del pequeño Archie junto al príncipe Harry derritió las redes. Después de la ola de ternura, estudiamos los mensajes secretos con los que su mamá, Meghan Markle, vistió al pequeño para la ocasión: desde un gesto de solidaridad con los más necesitados, hasta un guiño al pasado que te conmoverá.

By Nuria Domenech
January 03, 2020

¿Recuerdan cómo empezamos el año con una foto nueva del pequeño príncipe Archie? Un encantador retrato del príncipe Harry con su bebé en brazos que se hizo viral tan pronto vio la luz.

¡Esa mirada de amor del duque de Sussex mirando su primogénito derritió las redes! Después de la oleada de ternura, nos tomamos un tiempo para estudiar la ropita con la que Meghan Markle vistió a su bebé para la foto. ¡El outfit de su chiquitín está lleno de detalles!

El primer detalle del vestuario de Archie en el que nos fijamos es su gorrito de lana con dos simpáticos pompones a cada lado de la cabeza. Su solidaria mamá, que bien sabe que las prendas que lucen están trending en segundos, eligió para cubrir del frío la cabecita de su hijo la marca neozelandesa Make Give Live. Ellos tienen la fabulosa iniciativa de regalar otra prenda igual a personas de bajos recursos una vez que compras el accesorio con ellos. ¡Muy inteligente la duquesa de Sussex!

Sobra decir que el gorrito arrasó en ventas horas después. Su chamarrita marrón es de la marca Boden, misma marca con el que Archie apareció vestido en su divertida tarjeta Navideña.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETIN

Pero hay un detalle aún más tierno en el calzado del bebé que nos transporta al pasado: el divertido momento en el que los duques de Sussex recibieron su primer regalo tras confirmar que estaban en el estado de la dulce espera a su llegada a Australia.

Al gobernador Peter Cosgrove y su mujer Lynne Cosgrove, les faltó tiempo para hacerse con dos regalitos con los que sorprendieron a la joven pareja nada más compartir el anuncio: un muñequito de peluche de un canguro con su bebé a Meghan Markle y unas botitas de la popular marca Uggs al papá primerizo.

Las reacciones de la pareja estaban escritas en sus caras y fueron muy simpáticas. ¡Basta ver sus expresiones al aceptar los regalos, entre el susto y la felicidad, ante la delirante aventura que se abría frente a ellos! A Meghan todavía ni se le notaba el embarazo.

¡Qué diferente el momento en el que Harry miraba esas botitas sin poder imaginarse aún cómo sería su pequeño o cómo se sentiría realmente al ser papá!

¡Un año y medio después de ese entrañable momento en Australia, el sueño de tener su propio hijo sería tangible y estaría entre sus brazos! Y qué gusto nos da verle ahora mucho tiempo después con el bebé y sus botitas puestas.

Cabe destacar que el pequeño príncipe Archie Archie Harrison Mountbatten-Windsor cumplirá la próxima semana ocho meses de vida.

Advertisement