El que fuera protagonista de la exitosa superserie de Telemundo Señora Acero contó en entrevista con ¡Suelta la sopa! que su hijo nació con un problema de salud ya que no respiraba bien.

Por Moisés González
Abril 04, 2018
Anuncio

El actor colombiano Lincoln Palomeque, quien interpretó a uno de los protagonistas de la exitosa superserie de Telemundo Señora Acero, vivió hace justo un año uno de los momentos más felices de su vida con el nacimiento de su hijo Matías. “Nació el amor más grande del planeta. El amor a primera vista sí existe”, expresaba entonces a través de las redes sociales. Lo que ignoraban en ese momento los seguidores del intérprete de 41 años es que su felicidad no tardaría en verse empañada ya que el recién nacido vino al mundo delicado de salud, puesto que no le llegaba bien el oxígeno.

“Reciben al niño, nos lo entregan a los dos, lo tenemos, ese momento cuando lo vi fue maravilloso, no lo podía creer, casi que sí estábamos con los ojos aguados y todo, pero inmediatamente pasa ahí cerca a un sitio que es donde empiezan a medirle todos sus signos vitales para que todo esté muy bien y ahí cambió un poco la película”, contó por primera vez Palomeque en entrevista con el programa de televisión ¡Suelta la sopa! (Telemundo).

El actor recuerda como si fuera ayer el momento en el que la doctora le dijo que se tenían que llevar el bebé a la unidad de cuidados intensivos ‘porque no está respirando bien'.

“Empiezan [los doctores] ‘mira pongámosle tal cosa porque el oxígeno no está bien', ‘llama a la unidad de cuidados intensivos' y yo ‘¿qué?' Y me dice la doctora ‘tenemos que llevarlo porque no está respirando bien”, contó Lincoln.

Tanto para el que fuera galán de Señora Acero como para su pareja, la modelo y presentadora colombiana Carolina Cruz, la noticia supuso un duro golpe.

“El niño [estuvo] con oxígeno un mes, eso no lo sabe todo el mundo. Al principio nos decían ‘¿por qué no poner fotos del niño?', ‘¿cuál es el misterio' ‘se creen los príncipes de donde o la reina de donde' pero no podemos decir nada porque el niño estaba entubadito, estaba con su oxígeno y quién va a querer sacar una foto de su hijo así, entonces nosotros tuvimos mucha paciencia. Y gracias a Dios después del mes pues es un niño sano y feliz”, relató.

Afortunadamente, hoy, a punto de cumplir su primer año de vida, Matías es un niño completamente sano y feliz que tiene babeando a sus progenitores.

“Es una locura, estoy pero completamente enamorado de cada proceso de todos los días, de cuando se levanta, de cada sonrisa, de cada cosa con la que sale”, expresó Lincoln.