LIVE

La copresentadora mexicoamericana de E! News habla con People en Español en exclusiva sobre su embarazo y cuenta cómo logró su sueño de ser mamá via la fertilización in vitro.

Por Lena Hansen
Marzo 30, 2021
Anuncio

Al enterarse de que estaba embarazada, Lilliana Vázquez no podía creerlo. "Estaba completamente en shock", confiesa la copresentadora de E! News. La experta en moda y estilo, de raíces mexicanas, había luchado durante seis años por cumplir su sueño de ser madre. Vázquez se sometió a fertilización in vitro (FIV) y confiesa que cada vez que la transferencia de un embrión no funcionaba se sentía devastada porque sabía que "ese bebé nunca iba a llegar a este mundo". A pesar del inmenso sentimiento de pérdida y vacío que sentía con cada intento fallido, no se dio por vencida. "Luché como una verdadera guerrera", admite.

Su pareja Patrick McGrath, con quien celebró 13 años de matrimonio, fue un gran apoyo aunque el proceso también fue desgastante para él. "Atravesamos momentos muy oscuros en nuestro matrimonio en los que yo no sabía si saldríamos de esto juntos y definitivamente no sabía si saldríamos de esto juntos con un hijo", confiesa. Su mayor miedo era no poder convertirse en padres, y hasta consideraron adoptar o tener un bebé via un vientre alquiler si su tratamiento de FIV no funcionaba.

"Nunca he experimentando algo tan doloroso a nivel físico y emocional", confiesa sobre el proceso de FIV. "Esto ha puesto a prueba mi fe, me ha puesto a prueba a mí misma física y emocionalmente, ha puesto a prueba mi matrimonio y tienes que luchar a otro nivel", admite la futura mamá, de 40 años.

Lilliana Vazquez y esposo Patrick McGrath
Credit: Rudy Torres

Aún después de salir embarazada —después de la inmensa alegría que sintió al principio— confiesa que tuvo que batallar contra la depresión alrededor de diciembre, durante su primer trimestre. "Fue un mes difícil, casi seis semanas", recuerda. Según Vázquez tuvo que finalmente procesar el trauma de los intentos fallidos de salir embarazada durante seis años. El apoyo de su esposo, su médico, su madre y su tía fueron vitales para que saliera adelante. "Fisicamente me siento maravillosamente, se nota la pancita y me encanta", dice sobre su quinto mes de embarazo. "Ya no estoy cansada, tengo energía".

La pareja decidió no enterarse del sexo del bebé hasta que nazca este verano. Eso sí, su hijo o hija tendrá un primer nombre latino ya que su apellido será McGrath y es importante para la pareja celebrar ambas culturas.

Lilliana Vazquez y esposo Patrick McGrath
Credit: Rudy Torres

Más allá de sentirse presionada de salir embarazada cuando muchos a su alrededor le preguntaban: '¿Cuándo vas a tener un bebé?', confiesa que dentro de la comunidad latina "hay mucha vergüenza sobre la infertilidad". En su caso, Vázquez sintió la necesidad de convertirse en madre a partir de los 35 años ya que se enfocó cuando era más joven en estudiar y avanzar profesionalmente. Según ella ese mito de que las latinas son extremadamente fértiles no siempre es cierto. Al someterse a la prueba de AMH (o hormona antimulleriana) descubrió que sus probabilidades de embarazarse sin recurrir a la fertilidad asistida eran mínimas. "Me sentía muy sola en todo esto porque mis primas y todas las mujeres que conocía estaban quedando embarazadas y yo no", confiesa.

Lilliana Vazquez y esposo Patrick McGrath
Credit: Cortesía de Lilliana Vazquez

Algo que notó al mirar a su alrededor en las clínicas de fertilidad a las que asistió en Nueva York es que las pacientes en esas oficinas no lucían como ella. "No habían mujeres negras, habían muy pocas latinas," recuerda. La mayoría de las pacientes eran asiáticas y mujeres blancas. Esto se debe, según Vázquez no solo a los tabúes y prejuicios que existen dentro de la comunidad hispana sobre la fertilidad asistida, sino a que los tratamientos de fecundación in vitro usualmente son caros y prohibitivos para muchas. "Cada mujer está en su derecho de entender su salud reproductiva", afirma.

Lilliana Vazquez y esposo Patrick McGrath
Credit: Cortesía de Lilliana Vazquez

Para ayudar a otras latinas que tengan dificultad de quedar embarazadas, Vázquez se unió a la organización sin fines de lucro 100 Hispanic Women y a la clínica de fertilidad KindBody para proveer evaluaciones de fertilidad gratuitas a 12 mujeres hispanas. Su misión es ayudar a mujeres de su comunidad a tener más información sobre la fertilidad asistida y acceso a estos servicios.

Su madre nunca dejó de rezar por ella y apoyarla en los momentos más difíciles, dice Vázquez. Tienes que tener fe y "entregarte" a la voluntad de Dios, asegura la presentadora. Cuando finalmente, durante la pandemia del 2020, Vázquez decidió parar de intentar controlarlo todo, es cuando se dio el milagro de su embarazo. "Cuando me entregué fue que encontramos esta bendición", concluye.