La estrella de telerrealidad reveló que su hija North West le regaló un amuleto "para estar a salvo" antes de que la asaltaran en París.

By Mayra Mangal
September 19, 2017 02:57 PM

Este 3 de octubre se cumplirá un año del impactante asalto a punta de pistola que sufrió Kim Kardashian en París y que dejó graves secuelas emocionales en la estrella de telerrealidad de 36 años.

Aquella madrugada, un peligroso grupo de sujetos se introdujo en su hotel de la Ciudad Luz aprovechando que la estrella de Keeping up with the Kardashians (E!) estaba a solas. Violentamente la sometieron para dejarla semidesnuda atada de manos y piernas en el baño de su habitación y robarle cerca de $10 millones en joyas.

La integrante del clan Kardashian-Jenner ha hablado extensamente del traumático incidente asegurando que la experiencia le había producido “ataques de locura” y “angustia“ y que incluso pensó que sus atacantes iban a violarla.

Ahora, Kardashian acaba de revelar que antes de viajar a la Ciudad Luz su hija mayor, North West, tuvo un gesto con ella que a la distancia parece casi como una premonición.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En entrevista con la revista Allure, la también empresaria de belleza confesó que antes de viajar a la capital gala se sentía ansiosa por los ataques terroristas que habían sucedido en dicha ciudad. Sintiendo la angustia de su madre, la niña de 4 años le dio una cajita de plástico como cofre de tesoro lleno de joyas infantiles. Según Kardashian, ante de hacerle el obsequio la niña dijo: “Mami, esto te mantendrá a salvo cuando vayas a París”.

La vida de Kardashian cambió significativamente tras el asalto e incluso provocó su semiretiro de los escenarios y presentaciones personales por un tiempo. Ahora, la esposa de Kanye West parece haber vuelto a retomar el paso, sin embargo, hay cosas que no han cambiado.

“Ya no me gustan los regalos”, aseguró a la mencionada revista. Su aniversario de bodas con el rapero también fue muestra de que ahora está realizando su vida profesional de forma más privada. “No hicimos absolutamente nada. Pasamos dos días en Santa Bárbara y dormimos”, aseguró. “¿Sabes qué? Fuimos a [el restaurante de panqueques] IHop. Eso es lo que hicimos”.

La pareja está también en un momento muy especial preparándose para la llegada de su tercer hijo, que nacerá en enero gracias a un vientre de alquiler.

 

 

Advertisement


EDIT POST