La estrella de Keeping up with the Kardashians aseguró que cuando estuvo embrazada de su hija North tuvo tantos dolores que pensó que había perdido al bebé.

Por Mayra Mangal
Septiembre 25, 2017
Anuncio

Tal parece que el 2017 será un año lleno de bebés para las hermanas Kardashian-Jenner. Por un lado, Kylie Jenner acaba de sorprender con la noticia de que a sus 20 años está esperando su primer hijo.

Por otro, su hermana mayor, Kim Kardashian West, de 36, confirmó recientemente que espera su tercer hijo por medio de un vientre de alquiler.

Ambas nuevas han hecho olas entre los fans quienes esperan con ansias la llegada de ambas criaturas, que según diversas fuentes serán de sexo femenino.

En medio de tanta noticia, Kardashian West ha aprovechado para explicar una vez más su decisión de contratar a una madre subrogada para volver a convertirse en madre. Según sus declaraciones, cuando estaba esperando a North West –su primera hija- tuvo tantos dolores que pensó que había perdido al bebé.

“Estaba tan asustada, me estaban dando tantos dolores. O sea, creo que en algún momento pensé que había abortado,” explicó Kardashian en la emisión de este domingo the Keeping up with the Kardashians (E!). “Estaba segura de eso,” prosiguió, “no sabía lo que estaba pasando.”

La señora de Kanye West explicó que fue tal su susto que viajó a California para consultar a su médico y asegurarse de que su primer hijo seguía en camino. Pero las noticias iniciales no eran buenas. “Viajé hasta mi casa en el Día de Acción de Gracias y el doctor me dijo ‘No hay latido del corazón, tuviste un aborto. Continuemos, ven después de la cena de Acción de Gracias'”.

Afortunadamente, el diagnóstico del doctor estaba equivocado. “¡Hay un latido del corazón, no tuviste un aborto!” recuerda la estrella de telerrealidad que le dijo su médico cuando finalmente se encontraron. “Oh Dios, este es un signo,” recuerda exclamar entonces ella al conocer la buena noticia.

Kardashian volvería a embarazarse por segunda vez de su segundo hijo, Saint -nacido en 2015. Pero en dicho embarazo también presentó complicaciones, por lo cual decidió no volver a jugar con su salud y optó por el vientre de alquiler.

“Debido a los sustos de salud que tuvo en el pasado, Kim sintió la necesidad de contratar a una agencia de madres subrogadas para ayudarla a conectar con una mujer saludable que pudiera ser una gran opción para ella y Kanye”, aseguró una fuente a People. “Ambos han estado súper involucrados en el proceso.” “Quieren que todo sea perfecto y que el bebé sea extremadamente saludable.”