Los príncipes George y Charlotte cambiarán de escuela, según confirman fuentes de palacio. Aquí el reporte.
Anuncio

En medio de un año memorable, por el majestuoso Jubileo de Platino de la reina Isabel II, la familia real anuncia cambios.

Este lunes se ha confirmado la noticia de que Kate Middleton y el príncipe William abandonarán Londres para mudarse a Windsor. Fuentes del Palacio de Kensington confirmaron a PEOPLE que los príncipes George y Charlotte también cambiarán de escuela y abandonarán sus estudios en la prestigiada Thomas's Battersea al terminar el curso escolar.

La joven familia planea abandonar el apartamento 1A de Kensington, donde residen actualmente para ocupar una residencia que se encuentra ubicada unas 30 millas al Oeste de Berkshire, el condado donde se ubica el Castillo de Windsor, residencia principal de la reina.

Lo que sí se sabe es que con esta mudanza, los duques de Cambridge y sus tres hijos se encontrarán más cerca que nunca al hogar de Carole y Michael Middleton, padres de Kate Middleton, quienes residen en el condado de Bucklebury.

La familia de Kate y William, durante el Jubileo de Platino de la reina Isabel II:

Kate y William se mudan y abandonan Londres
Credit: Getty Images

Múltiples fuentes aseguran que la pareja se mudará a Adelaide Cottage, cosa que no ha sido confirmada aún por fuentes de palacio.

Todo esto sucede con miras a que algún día Kate y William ocupen "la casa grande", es decir el castillo de Windsor, afirma el diario londinense The Sunday Times.

"La verdad es que [los duques] se encuentran restringidos en sus actividades en Londres", afirmó un amigo de la pareja a dicha publicación. "Los niños no pueden ir al parque ni patear el balón con amigos. Sus planes son mudarse durante los próximos 10 a 15 años y luego ya mudarse a Anmer [Hall], que es especial para ellos".

Anmer Hall la residencia donde vivirán Kate y William en unos años
Credit: Getty Images

Esta es una medida estratégica para la familia del segundo en línea al trono de Inglaterra. Por un lado, su nueva ubicación lo coloca a unos 40 minutos en auto de Windsor y de la reina, quien en abril pasado cumplió 96 años y que poco a poco da más señales de fragilidad en su salud.

Esa es la misma cantidad de tiempo que le tomaría al príncipe, de 39 años, en llegar a casa de sus suegros.