El cantante ha hablado: estos sus sus requisitos para otorgarle la libertad a su ex, luego de citar "diferencias irreconciliables" como causa de su divorcio. Aquí el reporte.

Por Mayra Mangal
Abril 13, 2021
Anuncio

Kanye West acaba de responder a la petición de divorcio que Kim Kardashian le envió hace más de un mes y ha dejado bien claro cuál será el precio de su libertad: alto, muy alto.

Según documentos legales revisados por People y sometidos a corte este lunes por el abogado del rapero, se exige custodia conjunta de sus cuatro hijos con Kardashian: las niñas North y Chicago, de 7 y 3 años, respectivamente; y Saint y Psalm West, de 5 y 2 (que cumplirá en mayo).

West también pide a la corte que elimine el derecho a recibir una pensión matrimonial para ambas partes. Es decir, que Kim no sería más la dueña de sus quincenas. Los documentos también revelan que Kanye cita "diferencias irreconciliables" como la causa de su separación de quien fuera su mujer durante casi siete años.

Kim Kardashian, de 40 años, y Kanye West, de 43, comenzaron a salir en 2012 y se dieron el sí en una boda de ensueño celebrada el 24 de mayo de 2014.

El verano pasado, en el mes de julio, para ser más precisos, la pareja corrió hacia su rancho de Wyoming para recluirse con sus pequeños en medio de fuertes rumores de una inminente separación.

En febrero la bomba estalló cuando Kardashian inició los trámites del divorcio. En su momento, fuentes dijeron a People que la estrella de Keeping Up with the Kardashians y su aún marido no debatían su acuerdo prenupcial y que estaban a punto de llegar a un acuerdo.

Este fin de semana Kardashian publicó una foto al lado de sus cuatro hijitos con Kanye:

Kim Kardashian con sus cuatro hijos North, Saint, Psalm y Chicago
Credit: IG/Kim Kardashian

A principios de abril Kim reapareció en Los Ángeles luciendo delgada:

Kim Kardashian
Credit: Mega/The Grosby Group

Sin embargo, en enero Kardashian reclutó a Laura Wasser, la poderosa abogada de Hollywood, para que la representara en el proceso de divorcio. Anticipando quizá la tormenta que se avecinaba. Y que al parecer ya está aquí.