DIGITAL COVER: ¡Bienvenido Matías!

Jessica Carrillo, la presentadora de Al rojo vivo (Telemundo) presenta en exclusiva a Matías junto a su esposo Raúl Ángeles y narra lo difícil que fue su parto y cómo han sido los primeros días de vida de su recién nacido
Por Carole Joseph
Octubre 02, 2020

Cuando Jessica Carrillo arropó en sus brazos a su bebé, su doloroso y estresante parto quedó en el olvido. “Lo soñé mil veces, de diferentes maneras”, confiesa la presentadora de Al rojo vivo (Telemundo), quien presenta en exclusiva a Matías en esta portada digital, la primera de su corta vida. “Pero nunca lo imaginé tan perfecto como es”.

La perfección llegó tras trece horas de dolores de parto el 15 de septiembre, día en el que el ritmo cardíaco de Matías bajaba drásticamente con cada contracción que sentía su mamá. “Fue todo muy intenso, nos preguntábamos: '¿Qué está pasando?'”, recuerda Carrillo, quien estuvo acompañada de su esposo Raúl Ángeles en el hospital del sur de Miami donde nació su primogénito. “Nos dimos cuenta hasta que ya nació que el bebé venía con el cordón umbilical enredado dos veces en el cuellito”.

Sano y salvo, tras ser dado de alta Matías llegó a su nuevo hogar en el sur de la Florida en donde también lo esperaban sus abuelos Esperanza Delgadillo y Evangelino Carrillo, quienes viajaron desde México en medio de la pandemia para conocerlo y apapacharlo. “Mi mamá ha sido una bendición y un ángel bajado del cielo. Con esto de la pandemia no sabíamos si iba a venir o no”, cuenta la periodista mexicana. “Pero ella me ha apoyado en todo”.

Ángeles no se queda atrás. Desde que decidieron someterse a diversos tratamientos de fertilidad para tener un hijo, el también mexicano ha apoyado en todo a su mujer. “Jessica se estaba desesperando un poquito [para ser mamá], pero el tiempo de Dios es perfecto y, sin pensar, cuando estaba más relajada, Dios nos dio la sorpresa”, cuenta sumamente emocionado el orgulloso papá. “Me siento tan feliz”.

Dentro de esta felicidad, los padres de Matías han tenido que hacer cambios y aprender muchísimo en un abrir y cerrar de ojos. “No te voy a decir que ha sido fácil”, revela Carrillo, quien amamanta a su hijo. “Ha sido un reto desde el primer día que me lo dieron en brazos, que me dijeron hasta cómo sostenerlo”.

Y Ángeles agrega: “Ahora nuestra vida se tiene que modificar. Tenemos que pensar en él, en que tiene que desayunar, en que se tiene que bañar; pero estamos felices”.

De todo esto y de cómo han sido los primeros 18 días de vida de Matías es de lo que Carrillo habló en exclusiva en esta entrevista.

¿Cómo ha cambiado tu vida con la llegada de tu hijo?

Tenía una idea, lo soñé mil veces, de diferentes maneras y formas a él físicamente. Pero nunca lo imaginé tan perfecto como es.

No te voy a decir que ha sido fácil. Ha sido un reto desde el primer día que me lo dieron en brazos, que me dijeron hasta cómo sostenerlo. Tenía miedo de agarrarlo, obviamente seguí mi instinto. Matías pesó 5.12 libras, está largo, pero muy flaquito. Era una miniatura y yo agarrarlo era un ¿cómo lo agarro pero que no lo vaya a quebrar?

Es el primer instinto que te viene porque uno lo ve tan frágil que no quieres ni siquiera hacer algo erróneo que lo pueda lastimar o dañar. Hasta ahorita lo estoy procesando. Todo pasa tan rápido que dices: '¿Cómo pasó?'.

¿Cómo fue el parto?

Fue parto natural, pero al final de cuentas me tuvieron que inducir porque tenía mucho líquido amniótico y me tuve que ir al hospital justo el día que me habían dado la fecha. Comenzaron a inducirme el parto; ese proceso fue rápido. Desde que me dieron la primera medicina hasta que di a luz pasaron trece horas, no fue nada. Muchas mujeres han estado treinta horas en labor de parto.

Yo digo que fue rápido pero fue todo muy intenso en el sentido de que yo empezaba a sentir contracciones y el ritmo cardíaco del bebé bajaba drásticamente. Nos preguntábamos: '¿Qué está pasando?'. Y no nos dimos cuenta hasta que ya nació que el bebé venía con el cordón umbilical enredado dos veces en el cuellito.

Lo bueno es que el bebé [se] recuperaba rápidamente cuando pasaba la contracción. Su corazón palpitaba rápidamente después de que pasaba la contracción, pero obviamente fueron como cuatro horas de estar va y viene. En ese momento decidí ponerme la epidural, porque dije: 'Me estoy estresando más sabiendo que ahí viene una contracción'. Con el dolor y sabiendo que iba a bajar el ritmo cardíaco del bebé, era un estrés emocional que tampoco quería pasarle eso al bebé.

La doctora tuvo que cortar el cordón. Mi esposo me estaba deteniendo una pierna porque por la epidural se me adormeció toda la parte baja del cuerpo, no sentía absolutamente nada. Fue muy frustrante. Me sentía inválida, no tenía control para poder sostenerme.

@beligoyproductions; Peinado: Maria Hernandez; Maquillaje: Esperanza Lopez; Estilista: Reading Pantaleon; Asistente de estilista: Paloma Duluc

¿Cómo ha sido tu recuperación?

Mi recuperación ha sido superbuena, dentro de lo que cabe no me he preocupado de nada que tenga que ver conmigo. No sé si estoy haciendo bien o mal, pero me he enfocado tanto en enseñarme a amantar a mi hijo y que él aprenda cómo hacerlo que si me da un dolor de cabeza o algo, yo no me doy cuenta.

¿Qué fue lo primero que se te vino a la mente cuando lo tuviste entre tus brazos?

Todo lo estresante que pudo haber en su momento pasó a segundo plano y pude enfocarme en que el bebé estaba saludable. Y eso era lo que más importaba. Lo agarraba y no lo creía, decía: 'Pellízquenme que estoy soñando'. Y mi esposo ahí estuvo en todo momento.

@beligoyproductions; Peinado: Maria Hernandez; Maquillaje: Esperanza Lopez; Estilista: Reading Pantaleon; Asistente de estilista: Paloma Duluc

Mencionas que han sido unos días de cansancio también. ¿Cómo ha cambiado tu rutina?

Mi mamá ha sido una bendición y un ángel bajado del cielo. Con esto de la pandemia no sabíamos si iba a venir o no, pero ella me ha apoyado en todo. Obviamente Raúl ha estado conmigo en cada momento. Cuando me despierto en la noche para darle de comer al bebé, él está ahí.

Mi mamá nos prepara de comer, de desayunar. No tenemos que preocuparnos ni siquiera por eso. Me ayuda a bañarlo, mi madre tiene unas manos de ángel. Igual mi mamá fue madre de nueve hijos, es la master de master.

Seguimos en medio de la pandemia. ¿Qué cuidados tienes ahora que eres mamá?

Mis padres en cuanto llegaron... se vinieron superprotegidos en el avión. Afortunadamente el vuelo que tomaron no [venía] con tanta gente. Llegaron aquí tres semanas antes de que naciera el bebé, así que tuvieron tiempo para hacer [la cuarentena].

¿A quién se parece?

Estamos en un debate. Yo desde que lo vi dije: 'Es un mini Raúl'. Desde que me lo pusieron en el pecho lo dije, pero ahora buscando fotos de nosotros pequeños acabo de encontrar una foto mía cuando tenía dos meses. Veo que se parece a mí.

@beligoyproductions; Peinado: Maria Hernandez; Maquillaje: Esperanza Lopez; Estilista: Reading Pantaleon; Asistente de estilista: Paloma Duluc

¿Más bebés?

Sí, quisiéramos tener otro bebé, por lo menos, si Dios nos lo permite. Pero obviamente mi prioridad es mi chiquitín y poder disfrutarlo lo más que pueda. Tanto lo esperamos que quiero tenerlo todo el tiempo.

¿Extrañas el trabajo?

La verdad [lo] extraño en el sentido de la rutina, pero no cambio por nada este momento que estoy pasando con mi bebé. Este momento de conexión que tengo con él no lo cambio por nada. Todavía no estoy lista [para regresar a trabajar].