La actriz tuvo que interrumpir un directo con famoso periodista debido al ataque de llanto que tuvo su hija Renata. "Esta es mi vida real", reconoció.

Por Teresa Aranguez
Junio 14, 2020
Anuncio

Así es Jacky Bracamontes, sencilla, sin caretas y tal cual la vemos. Por eso si hay que abandonar un directo unos minutos para atender a una de sus hijas, lo hace y todo queda tan natural.

La feliz mamá de cinco estaba teniendo una interesante charla con el periodista deportivo Javier Alarcón cuando se vio interrumpida por Renata. La chiquitina tenía tremendo disgusto porque su papá, Martin Fuentes, no le había dado un dulce.

Cuando parecía que se había calmado, la pequeña se fue dejando a la actriz continuar su charla. Esta cerró la puerta y todo prosiguió con normalidad. Hasta que la llantina se hizo más fuerte y entonces llegaron los gritos. "Déjame entrar", le reclamaba Renny dando golpes en la puerta (minuto 17).

Aunque Jacky intentó continuar la conversación como pudo, finalmente tuvo que pedir a su entrevistador unos minutos para atender a la niña y llevarla con su papá.

A su regreso, la también presentadora reconoció que el papel de mami, aunque es maravilloso, también pasa por estos momentos tan desesperantes. "Esta es mi vida real, Javier, llorándome detrás de la puerta", dijo entre risas y con la situación bajo control.

Y es que, a pesar de lo tenso de la escena, Jacky no perdió los nervios en ningún momento. Se nota que tiene un familia numerosa donde estas cosas están a la orden del día, como es habitual en los niños.

Estos días de encierro han supuesto el poder estar con su marido y sus hijas, un lujo que su exitosa carrera no se lo permite tanto como ella quisiera. Así que, entre gritos y llantos, la actriz de 40 años está feliz de la vida.