La reconocida presentadora y actriz mexicana ha tenido que extremar precauciones para evitar cualquier tipo de riesgo durante la dulce espera.

Por Moisés González
Agosto 22, 2018
Anuncio

2018 está siendo un año muy movido para Jacky Bracamontes. La reconocida presentadora y actriz mexicana no soló dejó atrás las filas de Televisa para integrarse a la familia de Telemundo como artista exclusiva sino que, además, quedó nuevamente embarazada por partida doble. “Sí, estamos embarazados mi Martín Fuentes y yo. ¿Y qué creen? Todavía no sabemos el sexo pero son dos bebés. Estoy nerviosa, pero muy emocionada y feliz”, anunciaba hace justo un mes la que fuera protagonista de la exitosa telenovela de Televisa Sortilegio en redes sociales.

Precisamente la dulce espera que vive desde entonces ha trastocado un poco los planes laborales y personales de la bella conductora pues, tal y como reveló semanas atrás en una entrevista para un medio mexicano, su embarazo es de ‘alto riesgo'. “Tengo que estar tranquila pensando en mis bebés y en mis hijas”, declaraba a mediados de julio Jacky a la revista Quién.

Pero, ¿qué implica para Bracamontes un embarazo de alto riesgo? La presentadora, que ha tenido que extremar precauciones para evitar cualquier tipo de peligro, dio algunos detalles de cómo está viviendo esta dulce espera en una reciente entrevista para el programa Hoy:

1. No puede estar mucho tiempo parada. “Me canso de estar parada”.

2. Se le baja la presión, por lo que no puede hacer mucho esfuerzo.

3. Tiene que tomarse una serie de vitaminas.

4. Ha tenido que reducir a mínimos todo lo referente a lo laboral. “Me la he estado llevando supertranquila en el trabajo”, asegura. De hecho actualmente solo presenta una vez a la semana el programa de Televisa Netas divinas que, al ser un show coral, no le implica demasiado esfuerzo.

5. En trayectos largos procura trasladarse en silla de ruedas. “Cuando tengo que viajar casi, casi que pido silla de ruedas para no caminar mucho”.

Bracamontes, que hace unos días presumió de barriguita de embarazo en bikini, reconoció en dicha entrevista que al principio cuando se enteró de que venían dos bebés en camino se asustó mucho ‘por lo que viví en el primer embarazo y por el número como que me abrumó mucho también'. “Pero yo siempre quise una familia grande y Dios me está regalando ese gran tesoro. Mis hijas son las más felices, creo que voy a tener a las mejores nanny, que son mis hijas, sobre todo la grande”, contó emocionada la también heroína del melodrama Las tontas no van al cielo.