La actriz Itatí Cantoral ha dejado a todos boquiabiertos al publicar una serie de fotos en bikini que muestran las impresionantes estrías que le dejó el embarazo.

By Mayra Mangal
February 04, 2020

Que no le digan ‘tibia’ o ‘miedosa’ a Itatí Cantoral. La hija del inolvidable compositor Roberto Cantoral y figura máxima de las telenovelas está haciendo arder las redes con una serie de fotos que publicó este martes donde muestra sin temor las estrías y flacidez que le dejaron sus múltiples embarazos.

Las instantáneas en bikini fueron tomadas en una playa y muestran a la estrella de telenovelas y bioseries como María la del Barrio, Tú y yo, y Silvia Pinal, frente a ti, totalmente al natural en un minúsculo bikini color de rosa que muestra sensualmente su espectacular figura de 44 años.

“En el mar la vida es más sabrosa”, exclama la estrella en uno de los dos posts -uno de ellos múltiple- al posar con unas coquetas gafas de sol al estilo Marilyn Monroe.

En uno de los posts cubre discretamente su vientre con una camisa amarrada en la cintura. Pero en el segundo ya no oculta las estrías y aparece sonriente, como liberada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La diva y autora de inolvidables frases en televisión, especialmente en sus papeles de villana, es madre de tres hijos: Roberto Miguel y José Eduardo Santamarina Cantoral, de su primer matrimonio con el también actor Eduardo Santamarina. Y la menor, María Itatí Cruz Cantoral, hija de su segundo matrimonio con Carlos Alberto Cruz, con quien estuvo casada de 2008 a 2017.

La doña mantiene su impresionante figura gracias a la yoga que practica, entre otros ejercicios, y de cuyas habilidades ha dado cuenta en redes.

Por cierto que en fechas recientes la inolvidable protagonista de exitosos melodramas como La viuda de blanco y Hasta que el dinero nos separe ha dado mucho de qué hablar, primero por los elogios que virtió sobre ella Mayrín Villanueva, actual pareja de Santamarina. Y ahora porque la propia Itatí ha respondido a las flores al declarar públicamente que el padre de sus hijos se había encontrado en Mayrín a una gran mujer. ¡Eso es sí que es clase!

Advertisement